09/18/18

Páginas de descarga

De una manera u otro, ya sea por medio de una cuenta de navegación universitaria, empresarial o nauta, la mayoría tenemos acceso a internet. No tanto, ni a los precios que desearíamos, por lo que se vuelve necesario no desperdiciar el tiempo que disponemos para buscar libros usando google. Los siguientes enlaces de navegación que les dejaremos los llevaran directo hacia los sitios, blog, ftp y almacenes virtuales desde los que descargamos. Sí conoces algún sitio que no esté en esta lista no dudes en dejarlo en los comentarios, lo agregaremos enseguida.

Páginas web:

En español:

http://www.bajaepub.com

http://www.megaepub.com

http://www.damelibros.com

http://www.ebiblioteca.org

Si conoces otra página desde la cuál descargar libros gratis deja el enlace en los comentarios, lo incluiremos tras comprobar que sigue funcionando.

En inglés:

http://www.ebooksinepub.com

http://www.en.booksee.com

Si conoces otra página desde la cuál descargar libros gratis deja el enlace en los comentarios, lo incluiremos tras comprobar que sigue funcionando.

Blogs:

En español:

Si conoces otra página desde la cuál descargar libros gratis deja el enlace en los comentarios, lo incluiremos tras comprobar que sigue funcionando.

En inglés:

Si conoces otra página desde la cuál descargar libros gratis deja el enlace en los comentarios, lo incluiremos tras comprobar que sigue funcionando.

Almacenes virtuales:

En español:

http://softlib.uclv.edu.cu/softlib/Docs/ebooks/

Si conoces otra página desde la cuál descargar libros gratis deja el enlace en los comentarios, lo incluiremos tras comprobar que sigue funcionando.

En inglés:

Si conoces otra página desde la cuál descargar libros gratis deja el enlace en los comentarios, lo incluiremos tras comprobar que sigue funcionando.

09/15/18

109 Fantasía oscura

Autor: Limyaael

Traductor: José A. Cantallops Vázquez

 

Un post sobre la fantasía oscura, mezclado con uno de fantasía de horror. He leído algunos buenos ejemplos de esto, pero tarde o temprano terminan en la misma constelación de pecados.

1) Sí vas a escribir fantasía oscura, escribe fantasía que sea oscura.

Este es en dónde deseo que las personas sepan que género están escribiendo. La fantasía oscura incluye demasiado horror, romances no esquizofrénicos, escapadas tontas y una dieta de angustia como muy mala cocaína se lee como un muy mal fanficción.

Muchos autores son perfectamente capaces de escribir géneros cruzados y producir trabajos leíbles. Jacqueline con su trilogía del Legado de Kushiel tiene algunos elementos de fantasía oscura, pero también tiene demasiados de la erótica y la alta fantasía. Todavía me gusta leerla (la mayoría de las veces, la infinitas y floridas descripciones de las personas hermosas me ponen de los nervios después de un rato, como el infodumping). Sin embargo, con la fantasía oscura más que con ningún otro género, pienso que la historia debe tener un tono dominante para así volverse el subgénero dominante, más que otra subtrama o un loco revoltijo. Esto es por qué encuentro ahora imposible de retomar la trilogía de Las Joyas Oscuras de Anne Bishop, como fantasía oscura seria. El tono horrífico es aligerado con demasiado humor malo, villanos estúpidos sacados directo de la alta fantasía y los deseos cumplidos de un adolescente.

Por lo tanto, sí sabes que el argumento del libro va a tener un costo y le costará a tus héroes, asegúrate de poder contarle eso a los lectores.

2) No te detengas a la hora de matar a los personajes solo con los que le agradan al lector.

Una de las cosas más interesantes sobre la fantasía oscura es que demasiado a menudo no es seguro que los héroes volverán todos felices a casa felices, sino que los coge y los lanza dentro de situaciones que hacen al lector temer realmente por sus vidas. Sí a tu narrador no le está permitido morir, todavía puedes matar a su mejor amigo, amantes y familia. Sí se las arreglan para ganar, debería ser a un gran costo(por ejemplo, un daño físico y mental permanente). Sí mueren, no hagas que regresen en mágicas resurrecciones.

Una razón por la que me gusta la fantasía oscura es que tiene un borde tenso que usualmente (al menos para mi) en los libros de otros subgéneros. No tomo las amenazas a los personajes seriamente en esos subgéneros, a menos que haya varias de ellas y el autor ya haya demostrado su disposición a matar otros personajes (particularmente Martin, Berg y Kay). El héroe podría morir realmente o ver a su familia hacerlo entre gritos, lo cuál sucede en las otras fantasías solamente si las muertes son grandes, nobles y sirven para algún gran propósito mayor, como darle un motivo de revancha al héroe. La muerte es parte de la vida en la fantasía oscuro sin ser hecha impotente o siempre usada en servicio de un motivo superior. Me gusta eso.

3) Sí no quieres que los personajes mueran, introduce algunos destinos peores que la muerte.

Ser congelando en forma de una estatua de piedra que sea capaz de sentir cada pinchazo de dolor pero no moverse, gritar o cualquier otra cosa para prevenirlo sería algo que podría temer más que la muerte.  Así como tener alguna parte de mi cuerpo bajo el control del enemigo y que sea capaz de atacarme, tener invisible enemigos persiguiéndome y nunca saber sí eran reales o productos de mi propia imaginación. Todas esas son ideas que encajan bastante bien dentro de los dominios de la fantasía oscura.

Usualmente, son peores que la muerte y, pienso que un destino debe depender en cosas que la mayoría de las personas concordarían son horríficas, como el dolor eterno. Se necesita a un autor muy fuerte y un personaje muy bien desarrollado, así como el temor para convencerme de que algo de lo que el personaje está asustado sería un destino peor que la muerte (especialmente cuando el destino lo puede guiar a la muerte). Así, puedo empatizar con Winston Smith que le teme a las ratas en la novela 1984 y, puedo entender su miedo de tener una caja de ratas cerrada alrededor de su rosto y no darles otra salida a los roedores que no sea a través de su cuerpo. Pero demasiados autores intentan tomar un miedo común, como el miedo a la oscuridad, darle algunas descripciones carentes de horror de los personajes reaccionando a el y, entonces encerrar al personaje en una mazmorra oscura y convencerme de que es suficiente para hacerme creer que se va a pasar al lado del malo en este momento, porque ese es un destino peor que la muerte. Lo siento, no funciona. Céntrate verdaderamente duro en el personaje y la descripción si planeas usar esta, debido a que un pobre desarrollo dejará a tus lectores riéndose cuando se suponía que debían estar temblando.

4) Se creativo con los elementos de horror.

La sobrexplotación de los vampiros y hombres lobos no hacen una buena fantasía oscura, así, como en este punto sucede con los dragones, es verdaderamente difícil algo original con ellos. El autor a veces confía demasiado en estos personajes para hacer a su libro oscuro, haciéndolos poco diferentes de los monstruos sin mente en una novela de alta fantasía. Otras veces, los vampiros y hombre lobos resultan ser los nobles, angustiados, la especie atormentada, incapaz de un acto verdaderamente malvado, lo cuál desangra al suspenso con un cuchillo desafilado. Incluso sí convierten a los humanos en vampiros y hombre lobos, a menudo lo hacen para salvar sus vidas. Los humanos son vistos como iguales, no presa y, los vampiros y hombre lobos pueden incluso disfrutar unirse a los humanos “buenos” en una batalla contra las personas “malas”. Esto hace que el libro vaya del reino de la fantasía oscura dentro de la mala alta fantasía o la fantasía urbana (o, sí eres Laurrell K. Hamilton, porno).

Análogamente, no te aparezcas con un OBJETO MALDITO, ya sea un libro, un espejo, una espada, lo que sea. Puedo asegurarte que ha sido hecho antes, ya sea por un adolescente que está convencido de que el a siguiente gran escritora de horror o por Terry Brooks. A menos que hagas una opción realmente original y de paso seas un buen escritor tanto en la descripción y manejando el sentido de amenaza, este truco hará que te salga el tiro por la culata de la misma forma que el truco de escoger un miedo del personaje que sea un destino peor que la muerte.

Pienso que es encantador, bien, no encantador de la manera usual, obviamente, cuando puedo decir que un escritor de fantasía oscura está intentando algo inusual, algo fuera del camino trillado y especialmente cuando no es el obvio truco del pone cuyo truco funciona solamente la primera vez. Simon R. Green es uno de los pocos autores que puedo leer sin importar su estilo muy simplista, una mezcla de gore y frases directas. El es increíblemente creativo con las fuentes de las que saca el gore. Sus libros del Halcón y el Pescador, que son sobre una pareja de policías (esposo y esposa) en una ciudad corrupta del Cielo, usan monstruos, criaturas elementales de la más profunda maldad, zombies, demonios, bombas de caos que hacen que los hombres gordos exploten y así los hombres flacos salgan de ellos y muchas cosas más para hacer de Cielo un jodidamente lugar peligroso para vivir.

5) Los villanos estúpidos son incluso más tabú que en tu típica novela de fantasía.

Sí hay algo claro, las líneas en la mayoría de las fantasías oscuras entre el bien y el mal deberían ser mucho más difusos. Los personajes buenos probablemente tendrán que hacer cosas desesperadas para sobrevivir o, quizás también unirse al lado oscuro. ¿Se unirán automáticamente a la estúpida maza del villano? Probablemente, dado que la mayoría de los autores parecen pensar en excusas estúpidas que justifiquen está transformación, en situaciones transparentes dónde los héroes pueden tomar el increíble riesgo de unirse al lado oscuro y encontrar que sus almas mortales están corruptas o, tomar un pequeño riesgo y posiblemente morir. ¿Supón que escogerán la mayoría de las veces?

Sí, lo sé. Quizás la estupidez es una enfermedad que coges de tus típicos villanos de fantasía.

En otro caso, un villano estúpido no es una amenaza convincente. Sí lo presentas en un libro de alta fantasía, los lectores pueden estar dispuestos a ignorar los errores del Señor Oscuro sí haces al Héroe de la Luz, un personaje competente. En la fantasía oscura, estarán buscando a alguien que pueda de manera convincente poner la vida del Héroe en peligro. Muestrales a alguien con una gran debilidad (el típico Señor Oscuro) y se preguntarán porque el Héroe no sigue adelante y la aprovecha. De nuevo, es posible manipular la situación para hacerte salir con las tuyas y oliendo a rosas, pero la mayoría de los autores novatos no tienen esa habilidad.

Sí planeas escribir una saga, es incluso más importante tener un villano inteligente, poderoso, carismático o al parecer indetenible (preferiblemente todas estas cosas a la vez. De otra manera, la primera derrota a manos del Héroe probablemente lo destruiría completamente, como sucede con la mayoría de los héroes de fantasía.

6) No hagas trampas con el final.

Odio cuando un libro me ha establecido una expectativa respecto a un tipo de final y me suelta otro, no un giro sorprendente, sino permitiéndome pensar que el libro, en el caso de uno de fantasía oscuro, sería algo situado entre amenazante y trágico, pero que de repente termina con todos casándose con sus verdaderos amores, sanadas las heridas mentales y, en los más atroces, tener a los protagonistas como madres embarazadas o padres a la espera. Tal final feliz es una rareza sin convicción en la fantasía oscura. Mucho antes de que la serie de Anita Blake de Hamilton declinara en un pornografía, pensaba que estaba intentando demasiado duro que tuviera finales felices, asegurándole a su personaje más y más poderes, más y más victorias, más y más hombres enamorados de ella, en vez de permitirle tener una pérdida real.

Sí has gastado el libro completo estableciendo que un personaje va a morir y todavía tenga sentido para el argumento cuando has llegado al final, no te acobardes y dejes al personaje vivo. Es un compromiso entre el final feliz y el final angustioso que no funciona bien. Mira: Anne Bishop.

Hay una belleza en la tragedia, debido a la inevitabilidad y de que podría haber sido prevenido sí las circunstancias hubieran sido un poco diferentes. Ambos autores, Tolkien con El Silmarilion y varios libros de Kay, notablemente Los leones de Al-Rassan, tienen finales trágicos. La caída es parte lo que lo hace hermoso. Los Elfos de Tolkien no serían siquiera tan interesantes sí hubieran continuado sus vidas en paz y belleza en Valinor por siempre; ni Al-Rassan de Kay hubiera sido tan agridulce si no fuera por los problemas políticos. (Debido a esa razón hay muy pocas historias ubicadas en las Eras Doradas). Kay y Tolkien, ambos han hecho trampa y le han dado finales felices a otros personajes, pero tuvieron éxito manteniendo esos finales felices en las sombras de las grandes tragedias, más que actuar como sí sanarán cada herida.

Sí escribes este tipo de final, estáte atento de que algunos lectores te odiarán. (Pienso que la mayoría de los autores saben esto y, es una de las razones por las que las fantasías realmente oscuras y trágicas son muy raras; la mayoría tiene finales felices o tienen finales terribles ocurriéndole a los personajes que ellos creen merecen le sucedan). Otros te amarán, especialmente sí te las arreglas para torcerlo con alegría. Las mejores fantasía que me he leído son esas dónde no puedo contar la cantidad de lágrimas que he derramado. Pienso que eso, por lo menos en algunos casos, vale el riesgo.

¿Alguien sabe alguna saga de fantasía oscura convincente a la que debería darle un intento? Anne Bishop y Laurell K. Hamilton ambos se han ido a los perros y he notado los problemas que tengo con la trilogía Carey. En particular, sí alguien ha leído cualquier fantasía oscura que no tenga finales llorones, que me lo haga saber.

 

09/15/18

108 Fantasía en primera persona

Autor: Limyaael

Traductor: José A. Cantallops Vázquez

(Ahí lo tienen, ¿no sonó lo suficientemente pretencioso? Pienso que ha pasado un tiempo desde que tuvimos un título presuntuoso).

Tiempo de confesión.

Me gusta la fantasía en primera persona, bueno, la mayoría de las veces. Disfruto ver como los autores usan la primera persona, que tipo de explicaciones elaborarán para contar la historia y, el hecho de que la primera persona mayormente está encerrada dentro de un único punto de vista en vez de ir saltando como un loco por todas las cosas que hay en el campo (Robert Jordan cae aquí por sus constantes saltos entre personas). Pero, definitivamente hay formas de desaprovecharla, especialmente, cuando alguien que nunca antes ha contado una historia así usa la primera persona, porque piensa que no hay otra manera de hacerlo.

Así que, aquí les dejo algunas formas que pienso son buenas para usar el poder de la primera persona mientras evitas los errores comunes.

1) Decide que mecanismo vas a usar para contar la historia.

Hay una convención que te dejará salir con la pretensión de que el narrador de la historia está contándote las cosas mientras ocurren, como un narrador en tercera persona y, él o ella, resulta tener una memoria perfecta para las conversaciones o, tiende a describir los eventos comunes de su vida en pasado. La mayoría de las personas no notarán esto, aunque he oído que se cita como una de las razones por las que las personas no les gusta leer historias en primera persona.

Sin embargo, sí eliges esta convención, apégate a ella. Nada de flachazos del futuro o pistas de algo que el narrador no pudiera haber sabido en ese momento. “Tal como resultó, no debería haber confiado en él, pero no podía saber eso hasta más tarde.” Eso es un tabú dentro de esta convención.

Es más fácil cuando estás presentando la historia en primera persona en forma de diario, o (como hace Steven Brust) la narración del personaje principal a un escucha desconocido. Entonces puedes decir cosas como esta, que cito de Yendi de Brust, “Me giré, pienso, debido, a que como parece me has estado escuchando tan pacientemente y tan bien, realmente no me gusta el dolor.” El narrador puede saltar más fácilmente fuera de la historia y resumir eventos, dar descripciones o, apuntar diferencias entre lo que sabe “ahora” y que sabe “entonces” (el tiempo de la historia). El usual marcador de este es el presente. “Cuando vivía en Brookstream, era una pequeña ciudad, pero ahora supongo que es una mucho más grande, con cielos alborozados y tiendas radiantes con el agradable olor del cilantro.” Etcétera.

He visto historias leíbles en todos los formatos de historias escritos, algunas de ellas están entre las mejores fantasías que he leído. (El narrador del mismo tiempo: La saga Rai-kirah de Carol Berg. Formato de diario: Las trilogías del Farseers de Robin Hobb. Contándoselo a un narrador desconocido: La mayoría de las historias de Vlad Taltos, los primeros cinco libros de Ámbar de Roger Zelazny). Lo importante es escoger un formato y apegarte a él, en vez de estar saltando por todos lados.

2) Sí alternas entre puntos de vista de primera persona, hazlos a) claramente separados y b) suficientemente separados en tiempo para evitar molestar al lector.

Es un dolor de culo leer una historia desde dos puntos diferentes de primera persona y nunca saber cuándo los capítulos cambian, sí el autor ha continuado con el primer personaje o ha saltado al segundo. (Las narrativas en tercera persona, por supuesto, usualmente no tienen este problema a menos que haya varios narradores sin nombre). Así que asegúrate de que la aclaración sea clara, ya sea una separación en el capítulo, poniendo los nombres de los personajes al comienzo de sus secciones, usando itálicas en los flashbacks o, algún otro método para decirle a tu audiencia, “Nos estamos moviendo.” Orca, de Brust es una diversión para leer primariamente debido al efecto vertiginoso de su estructura, con puntos de vista en primera persona anidados  e interrumpidos por interludios en los cuáles los personajes en primera persona cuentan partes de la historia de la esposa del segundo personaje. Aunque ella no revela nada, el lector está más dispuesto a adoptar su perspectiva, aunque no es el único o siquiera la única primera persona en el libro. Orca hace que te esfuerces para leerla y encuentro eso maravilloso.

Sin embargo, me hubiera vuelto más molesta con Brust sí hubiera saltado entre ellos cada pocas páginas o párrafos. Esta fue la estructura que usó Elizabeth Kerner para su Canción en el Silencio y, continuamente picando en pedazos la acción para contármela desde el punto de vista de otra persona. Dejé de leer mareada y, he jurado nunca leer de nuevo nada que ella escriba debido a eso (bien, eso, el jugoso lenguaje romántico y su flamante heroína a lo Mary Sue). No pude soportarlo.

3) No hagas que tu narrador en primera persona esté en demasiadas conversaciones secretas, reuniones o asesinatos.

Casi siempre puedo decir cuando el autor no se siente realmente confortable con la primera persona y es probablemente más usada como una forma de descargar información a través de la voz omnisciente, debido a que “sucede” que su personaje ha oído de más puntos argumentales de los que puedes encontrar sí persiguieras una oveja furiosa. Esa no es una buena manera. Parte de la diversión de tener un narrador en primera persona es mantenerlo(a) en la oscuridad y dejarlo(a) seguir el argumento en vez de forzarlo a su alrededor. A veces podemos seguir los pensamientos de un narrador en primera persona más fácilmente que los de un narrador en tercera persona y, así los lectores pueden triunfar y llegar a las conclusiones correctas con el narrador. Puede no funcionar así de bien con los argumentos de misterio (Brust los hace funcionar, pero otros pocos autores pueden), pero en un típico argumento de alta fantasía o de intriga cortesana podría funcionar de maravillas.

Por supuesto, el narrador en primera persona no debería estar al borde de toda la acción y escuchar los reportes demasiadas veces. En ese caso, probablemente lo que quieras es hacer a esa persona, tu narrador, el centro de la acción, a menos que planees darle a tu personaje menor una perspectiva verdaderamente interesante y hagas la historia mucho más sobre sus observaciones que sobre los eventos del argumento.

4) No le des a tu narrador todas las frases buenas.

Es fácil distraerse queriendo sofocar a tu narrador en primera persona cuando es un sabelotodo, especialmente cuando es un poco obvio que es una querida del autor y hace que las personas que ni siquiera sagaces se queden atontadas con sus respuestas. El narrador en primera persona no debería flotar en una pequeña burbuja protectora porque sea menos probable que muera. De hecho, es muy efectivo escribir la historia en primera persona, hace que tu audiencia se relaje pensando, “Oh, está contando la historia, no puede morir,” y entonces hacerla tropezar con un agujero lleno de mierda que haga que tus lectores salten impactados. Carol Berg hace esto muy bien en su saga Rai Kirah, dónde Seyonne sufre y sufre, pero nunca se vuelve auto-lastimero.

Pienso que la mejor técnica para evitar ambas, la auto-lastima y a los sabelotodos, es rodear al narrador con personajes completamente realistas que puedan sacar a golpes al personaje fuera de sus lloriqueos y tener ingenio propio. Me gusta hacer esto con casi todo narrador en primera persona que escribo en la fantasía y, sus muertes o sufrimientos pueden ser tan traumáticos como la muerte del narrador en otro libro. También ayuda combatir la Enfermedad de la Querida del Autor, dónde el narrador puede salirse con las suyas por que el autor está babeando a sus pies.

5) Las largas descripciones de belleza suenan incluso peor en primera persona que en tercera.

La lección número uno en la descripción de personajes para cualquier tipo de escritura debería ser, “No pongas a tu personaje delante de un espejo y deje que mire su propio reflejo,” pero esto se duplica en el narrador de la primera persona. El autor podría librarse diciendo, “Tenía ojos como océanos tormentosos y oleadas de cabellos de un dorado profundo fluyendo hacia su espalda como campos de maíz y, sus mejillas eran lo suficientemente altas como para encantar a la mayoría de los observadores,” eso me haría partirme de la risa hasta que me diera la urticaria, pero ahora veamos que sucede cuando el personaje se describe a sí mismo. “Tenía ojos como océanos tormentosos y, el cabello, olas de profundo dorado que fluían hacia mi espalda como campos de maíz y mis mejillas eran lo suficientemente altas como para encantar a la mayoría de los observadores.” Guácala. Guácala. Asco. No.

Sí no gastas parte del libro en el punto de vista de otro personaje que pueda describir al narrador desde fuera, entonces la mejor manera de hacerlo en lo que a mi compete, es rodear al narrador con personas que tengan algunas de las mismas características y dejar caer una que otra información aquí y allá. “Ella tenía ojos azules como los míos,” sería un ejemplo, o “Como todo nuestro pueblo, tenía alas tan amplias como sus brazos abiertos.” De nuevo, no lo sobreutilices, o el lector estará propenso a pensar (correctamente) de que solamente has creado al otro personaje como una táctica más sofisticada que la del espejo. Divídelo en pedazos y deja pasar la información cuando es necesaria y, el lector podrá construir una imagen completa de su narrador sin tener que escucharla rapsodiar sobre su propia belleza.

6) El narrador debe ser lo suficientemente interesante como para hacer que nos guste.

Pensaría que el narrador en primera persona sería el que menos problemas tendría con esto de todos los personajes en la fantasía, pero los autores son propensos a dejar que los clichés que atacarían en cualquier otro lugar se escurran dentro cuando son parte de los pensamientos de un narrador en primera persona. Podrían despreciar escribir un monólogo angustiado que dura diez páginas sobre cuán mala es su vida a través de un narrador en tercera persona, pero un narrador en primera persona se lamentará mentalmente y seguirá, seguirá así sí lo dejas, especialmente en esas escenas dónde no hay más nadie. O podría soltar un montón de clichés feministas dentro de su diálogo con sus padres que quieren que sea una señorita y, debido a que el autor está contando con la identificación del lector con el personaje, el escritor patina por encima de eso.

Elimina esto. Tu narrador en primera persona no tiene que ser intensamente agradable, pero deben ser interesantes; fuera de los buenos que ya he mencionado, diría que Seyonne es el más agradable, incluso cuando comete errores. Fitz actúa débil la mayoría del tiempo, es testarudo y hosco, además de que no le gusta disculparse. Vlad es un asesino, jefe de la mafia y chulo que a primera vista no ve nada malo en asesinar a otras personas para que así pueda vivir más confortablemente. Corwin tiene temple y sacrifica las vidas de otras personas para acercarse a su objetivo, el trono de Ámbar. En la otra mano, la heroína principal de Elizabeth Kerner, Lanen, es una pseudofeminista, quiere Aventura, tiene Poderes Mentales Especiales, describe su propia belleza, se enamora en pocos días, casi es sacrificada a los demonios, se angustia y, a pesar de que compartí su punto de vista durante una buena porción del libro no fue divertido.

 

Pienso que más personas deberían intentar la primera persona o, al menos darle a esos libros escritos en ella una oportunidad. Pueden ser sangrientamente aterradores, sí, pero cuando están hechos bien, son a menudo mucho más divertidos que los “épicos” que van saltando de personaje sinsentido a personaje sinsentido solamente para mostrar cuán grande es el elenco.

09/15/18

107 Grupos secretos

Autor: Limyaael

Traductor: José A. Cantallops Vázquez

Esto es para ambas, las Sociedades Secretas para la Protección de los Grandes Secretos y las Sociedades Perseguidas.

1) Escoge sabiamente a quiénes le contarás los secretos.

Siempre me ha intrigado como una sociedad que se las ha arreglado para mantenerse en secreto durante cientos de años, le pase la información al honesto, franco y hablador adolescente de fantasía #3,456,890. Estoy, incluso más intrigada cuándo el personaje, en contra de toda la caracterización previa dada hasta ese punto, logra mantener dicho secreto.

Una sociedad que están en peligro de represalias por los Poderes que Están, ya sea sí una vez estuvieron en el poder y fueron expulsados o, solo porque los Poderes que Están sirven a una fuerza diferente, deberían estar preocupados por su propia seguridad. Decirle a un adolescente que acaban de conocer el otro día y, en el que absolutamente, no pueden confiar sus secretos, es otra Estúpida Cosa que El Autor Justifica con El Destino. Las historias que mejor funcionan son las en que el adolescente ha sido criado dentro de la sociedad secreta, que siempre ha conocido que la necesidad de mantener el importante secreto, incluso sí no saben que yace en el corazón de esa necesidad. Y, al contárselo a alguien que siempre dice la verdad, yo no concebiría que esa sociedad secreta durara como mucho un día, una semana, como mucho un mes.

Otra historia que siempre he querido ver es: Que a un adolescente como ese le cuenten el secreto, se lo tome como una broma, de la misma manera que los héroes adolescentes de la fantasía parecen siempre hacer y, haga alarde de ese secreto tan importante. Y, lo siguiente que suceda es bum, toda la orden secreta de chicos buenos es exterminada y el adolescente es dejado vivo, sabiendo que fue responsable del fin de la orden.

Algo como eso sería la única excepción que estaría ansiosa de hacer para el siguiente punto.

2) Nada de últimos supervivientes.

Puede haber una dramática emboscada, generalmente no demasiado después de que le cuentan el secreto al adolescente y, ¡mirad!, el adolescente y puede que otra personas sean los únicos supervivientes. Esa otra persona es usualmente la que odia al adolescente y, en vez de intimidar al adolescente y protegerlo como debería suceder naturalmente, el adolescente termina siendo el protector y líder.

¿Por qué, en una pareja dónde uno de ellos es un iniciado soñador y el otro es un mago sabio y anciano, el liderazgo va directo al estúpido?

Este es mi principal argumento en contra de los Últimos Supervivientes; y no pienso que muchos autores de fantasía puedan manejarlo bien. Pienso que también hay conveniencias argumentales en el medio, de otra forma, porqué los chicos buenos serían eliminados después de contarle al héroe la historia, pero lo que más me irrita de todo es que el idiota termine como el líder. La edad y la experiencia no parecen importar, incluso cuando el grupo secreto está dedicado a la protección de Lo que Sea Esté Destinado y no tienen idea de que esa cosa es supuestamente lo mejor después del queso de cabra. ¿Por qué? ¡Porque la adultez es más amarga, ese es el por qué! ¡La juventud e ignorancia deberían guiar el camino!

Detente.

3) Sí tienes una sociedad secreta que es perseguida o es el remanente de un grupo mucho más fuerte, no los hagas los Correctos y al otro lado el de los Equivocados.

De alguna manera estos grupos antiguos se las han arreglado para preservar su conocimiento e historia casi perfectamente, sin haber perdido ninguna de las leyendas fundacionales. Sí pueden pasar de generación en generación los nombres y hechizos de las hierbas, deberían ser capaces de preservar la causa de la guerra. Me irrita cuando la causa es, “Bien, nosotros éramos maravillosos y ellos estaban celosos.”

Difícilmente funciona de esa manera. Seguro, el grupo que están persiguiendo está probablemente equivocado, ¿pero están lo suficientemente celosos para atacarlos? O, sí tienen su origen en una guerra religiosa, ¿cómo es posible con las brujas (este es un grupo favorito en la fantasía feminista) adoren a una diosa completamente benigna y nunca hayan hecho nada malo, mientras que sus rivales adoran a un dios masculino cruel y le ofrecen sangrientos sacrificios cada noche? De nuevo, es el pensamiento en blanco y negro trasladado a la fantasía. Incluso, sí el grupo perseguido piensa que está en lo correcto, ese no debería ser el caso.

Aquí una prueba de que los autores de fantasía que normalmente veo como superficiales pueden hacer algo bien. David Eddings tiene un giro argumental y un conflicto complejo en su trilogía Tamuli entre los Styrics, los usuarios mágicos “buenos” y los Brillantes, un grupo de personas cuyo toque derrite la carne hasta el hueso. Ambos piensan que deben maldecir al otro, y ninguno sabe la verdad sobre que sucedió en el pasado para establecer semejante cisma entre ellos. Se gritan y maldicen los unos a los otros y, ambos se acusan al otro grupo de mentir. Esto es especialmente interesante dado que los Styrics en la primera trilogía fueron representados como un grupo perseguido y correctos usuarios mágicos.

Que recuerdo esto bien todavía, después de varios años de haber leído la trilogía, dice algo sobre cuanto lo admiré. Eddings pudo haber tomado la ruta fácil y hacer de nuevo a los Styrics buenos de nuevo y a los Brillantes irredimibles, pero escogió un camino diferente y, funcionó de una mejor manera.

4) El grupo no necesita ser teleológicos.

A veces las sociedades secretas en la fantasía parecen estar ahí esperando a que el Heredero Destinado aparezca para así poder contarle sus secretos y acompañarlo en su búsqueda o, darle su Objeto de Búsqueda. Pero como podemos ver en nuestra propia historia, las personas a menudo no se contentan con esperar por el mismo objetivo durante largos períodos de tiempo o, quedarse de la misma manera durante cientos de años. La cristiandad evolucionó en forma de iglesia parcialmente debido a que los cristianos iniciadores se dieron cuenta de que Jesús no regresaría inmediatamente y, el mundo no parecía estar condenado a su fin. Tu sociedad secreta probablemente ha encontrado otros medios para ocupar su tiempo más que estar sentados y esperando por el Heredero.

Ni siquiera tienen que esperar por el Heredero, especialmente sí son los últimos remanentes de un grupo perseguido. Quizás se han opuesto a la corriente principal y la han cambiado para encajarla a la tierra a la que han huido, en vez de lamentarse continuamente por la pérdida de su tierra natal. Me gustó la manera en que Tolkien manejó esto con sus Númenoreanos. Aunque muchos de ellos todavía invocan con orgullo su herencia, se han acostumbrado a pensar en sí mismo como ciudadanos de Gondor y Arnor, no ciudadanos de su tierra perdida.

Tu grupo no tiene que tener un destino u objetivo en mente, ni siquiera el original. Puede ser suficiente para ellos seguir existiendo y desarrollar métodos simples para hacer eso.

5) Decide cuan poderosas serán las fuerzas que se le opondrán y, apégate a ello.

Me vuelve loca cuando los chicos malos averiguan dónde están los chicos buenos solamente cuando es conveniente, como cuando le han contado al héroe todo lo que necesita saber. Me vuelve extremadamente loca cuando el autor ya ha anunciado que el grupo malvado puede hacer esto y aquello, pueden rastrear a los chicos buenos hasta su madriguera y encuentralos, pero no pueden sentirlos hacer magia. A menos que vayas a explicar esto más tarde, como decir que los chicos malos se consiguieron un nuevo mago mediocre, no lo hagas.

También me golpea lo estúpido que son los Poderes que Están parecen no haberlos encontrado cuando el otro grupo casi no ha tomado medidas para protegerse a sí mismo y, aun así, casi nunca los encuentran. Y sí, esto incluye a las brujas haciendo magia en los rincones remotos de un reino que ha prohibido la magia. ¿Sí alguien ha sido entrenado para odiar la brujería y los reyes siempre están vigilantes por sí aparecen señales, cuán estúpidas son estas mujeres para hacerlo justo al aire libre, no importa cuán lejos estén de la corte? Alguien las delatará y también descartarán. He dicho esto varias veces antes, pero vale la repetición: Los chicos buenos no deberían ser capaces de ganar o existir solo debido a que los malos son idiotas.

Lo cual me recuerda.

6) Sacrifica el orgullo para sobrevivir.

Sí la señal distintiva de que tu grupo perseguido es que todos tienen el pelo rojo, esperaría que hubieran cabezas rapadas, calvos, ilusiones mágicas, pelucas, etcétera. No que tus magos pelirrojos continúen luciendo sus melenas rojas debido a algún estúpido orgullo. Cualquier grupo que hubiera sobrevivido durante varios cientos de años habrían superado el odio a sacrificar su orgullo personal para sobrevivir o, hubieran sido exterminados en unas generaciones. Y, de nuevo, has una buena elección.

He leído demasiadas fantasías dónde la heroína mantiene alguna marca identificativa por algún valor sentimental, incluso aunque los chicos malos están buscando a las personas que tienen tal marca. Puedo aceptar que alguien quisiera mantenerla como algo sentimental; pero no puedo aceptar que alguien que sabe que debe sobrevivir para completar su misión la mantenga testarudamente, a despecho del peligro de ser encontrado y matado. De nuevo, la solución autorial es hacer a los chicos malos estúpidos. No la buscan por cualquier razón tonta (usualmente la heroína filtrea con ellos y los desanima de esa forma), y se va bailando un vals entre flores mientras la mantiene por un estúpido sentimentalismo.

La lista del Señor Oscuro está en lo correcto. Cualquier Señor Oscuro que se aprecie comenzaría a buscar a las personas con las marcas de gaviotas en el cuerpo sí saben que sus oponentes tienen esa marca y, los héroes deberían ser suicidamente estúpidos para no cubrirla, no importa cuán orgullosos están de su herencia.

 

Este ha sido un post detallado en contra de los personajes estúpidos sobreviviendo debido a que los autores los animan, los tontos.