02/17/19

El señor de la Rueda

El joven Peter, o más solemnemente Sir Pertinax Le Percutens, está a punto de ser armado caballero… y su mecanoservus o sirviente cibernético se afana con los preparativos. Con lo que comienza una alocada pero cautivadora historia en la que caballeros andantes que hablan en florido latín deambulan en sus castillocares llenos de tecnología, rodando eternamente por un mundo totalmente cubierto de carreteras, mientras se desafían unos a otros a singulares encuentros de honor de cuyo resultado depende el crecimiento o disminución de tamaño de sus moradas. Es una vida galante y heroica: justando, enamorando damas… y nunca, nunca jamás pueden detenerse, porque la inmovilidad es la vergüenza más terrible que se pueda enfrentar, e “hijo de una inmóvil” el insulto más imperdonable de todos.

Especie de quijotesca parodia de la caballeresca space-opera clásica, pero aventura fascinante por derecho propio, un terrible y seriesísimo secreto aguarda tras el mismo concepto farsesco de este mundo de cultura y hábitos tan extravagantes que tiene que ser obviamente artificial, y que resulta ser sólo un polígono de entrenamiento para… mejor lean la novela, que hasta el spoiler tiene sus límites en una guía.

Descargar libro: El señor de la Rueda

02/17/19

El señor de la Luz

La nave terrícola Estrella de la India llega a un planeta terráqueo y colonizable… y algunos cientos de años después, los descendientes de los astronautas (y algunos de la tripulación original, pues un sistema biológico de reencarnaciones cuidadosamente montado les ha permitido burlarse de la muerte) han creado una curiosa sociedad, basada en el panteón de dioses hindúes, que controla a las masas, de vidas mucho más efímeras. Pero un rebelde dotado con poderes de control eléctrico adopta el nombre de Buda y se enfrenta a la poderosa Trimurti, a veces con la ayuda de sus antiguos enemigos, los rakashas o demonios, seres energéticos y pobladores originales del planeta, desencadenando una guerra terrible. Una curiosa mezcla de aventuras y CF de trasfondo teológico hinduísta, con aventura a raudales y un extraordinario diseño psicológico de personajes.

Descargar libro: El señor de la Luz

02/17/19

El programa final

“En esos días en que el mundo estaba dominado por las armas, la guitarra eléctrica y las jeringuillas, todas más sexuales que el sexo mismo, la buena mano derecha se había vuelto el principal órgano sexual masculino…”. Jerry Cornelius es joven y millonario, usa el pelo largo, adora las drogas, no tiene una sexualidad definida y lleva siempre consigo una letal pistola de agujas. Le gustan  los autos veloces, y el rock de The Who, The Moody Blues y The Animals. Evidentemente Moorcock trató de sintetizar un protagonista con el que la convulsa juventud de finales de los años 60 pudiera identificarse… pero Cornelius también fue jesuita y ha escrito un libro titulado En busca del tiempo a través de la decadencia de Occidente, sesudo ensayo sobre el próximo e inevitable hundimiento de la civilización en el caos.

Al principio Cornelius, junto con la peligrosísima señorita Brunner, incursiona en su antigua casa del norte de Francia, tratando de vengarse de su detestable hermano, que mantiene prisionera a la hermana de ambos. Luego, ya de vuelta a Londres, organiza una memorable fiesta que dura semanas, y a la que asisten toda clase de personajes: “lesbianas turcas y persas con enormes ojos seductores como de tristes gatos castrados”, un grupo de pop rock llamado El Pinchazo Profundo, un albino autocompasivo y muchos más.

En medio de las evoluciones una trama que da bandazos intencionalmente sin sentido, Jerry acude a Laponia,donde la señorita Brunner está construyendo un superordenador en las cavernas subterráneas abandonadas por los nazis: su objetivo es desarrollar el progrrama final, que integrará toda la sabiduría humana… y le resultado es la creación de un nuevo Mesías artificial: un hermafrodita sapientísimo, resultado de la unión física de Jerry con Miss Brunner, que aclamado por toda la población de Europa, la conduce al mar, como nuevo flautista de Hammelin… y cuando se ahogan todos como lemmings, los pequeños roedores de Escandinavia que cada cierta cantidad de años se suicidan en masa lanzándose al mar, el nuevo ser supremo regresa nadando a un nuevo mundo vacío y lleno de posibilidades.

No es una novela que aspire a ser trascendente ni mucho menos, sino un texto cáotico, por momentos incoherente, siempre cínico, y por eso mismo alegoría perfecta de los convulsos 60. Casi como una obra de arte pop, toda apariencia y nada de esencia… pero tremendamente divertida y de agradable lectura, eso sí.

Descargar libro: El programa final

02/17/19

El orgullo de Chanur

Una compleja alianza multirracial domina las estrellas. Viajando  a velocidades hiperlumínicas, especies respiradores de metano e hidrógeno coexisten con otras que respiran oxígeno, como la de la protagonista, la capitana Pyanfar Chanur… quien es una hembra de los hani, raza de leones inteligentes agrupados en clanes muy competitivos: una sociedad en la que los machos son tan escasos y preciados que no se les permite viajar al cosmos ni correr grandes riesgos fuera de su harén. En este inestable panorama de difícil diplomacia, alianzas militares y despiadada competencia comercial irrumpe un nuevo, imprevisible elemento: un humano, que busca refugio en la Orgullo de Chanur, la nave de Pyanfar, desencadenando una enrevesada intriga interespecies. Chanur y sus aliados los mahendo´sat se enfrentarán a los viejos enemigos de los hani, los kif, ante la ¿interesada? ¿indiferente? mirada de los poderosos y misteriosos respiradores de metano, los knnn.

Una space opera de nuevo tipo, enriquecida con sutiles reflexiones sobre la relatividad de los roles sexuales, y notable por los elementos de extrañeza e incomprensibilidad en la concepción de sus razas alienígenas.

Descargar libro: El orgullo de Chanur

02/17/19

El mundo invertido

Helward Mann vive en una extraña ciudad de madera que se desliza sin pausa, unas 36 millas al año, por la superficie de un planeta que tal vez sea la Tierra. La edad de sus habitantes se mide en millas de recorrido: cuando comienza la novela, el protagonista acaba de cumplir 650.

Es un libro raro, obsesivo, emotivamente distanciado. Los gremios y corporaciones, cada uno con su cometido muy específico, se ocupan de colocar rieles ante la ciudad y quitarlos cuando pasa. El terreno delante es el Futuro. El de detrás, el Pasado. La región por la que se mueven está escasamente poblada por pobres campesinos o ganaderos miserables de quienes la ciudad consigue suministros a cambio de tecnología y energía.

Pero falta aún lo más raro; cuando en uno de los primeros caítulos Helward debe escoltar de vuelta a tres chicas que tomaron como guías en un pueblo que ya está en el pasado, nota que a medida que retroceden todos son cada vez más bajos y robustos y sus voces más y agudas, hasta que tanto él como ellas no parecen llegar ni al metro de altura.

¿Realidad o distorsión de la percepción? ¿De qué huye la ciudad? Y ¿es realmente la Tierra este mundo cuya geometría parece más hiperbólica que esférica? Al menos según la explicación final: un complejo concepto matemático al que ni siquiera el mismo autor parece prestar mucha atención. Por lo que importa aquí no es el Por qué, sino el Qué y el Cómo… y ambos están descritos de modo magistral, ya sean de veras, o tan sólo parezcan.

Descargar libro: El mundo invertido