La ardua guía a la Tierra de la Fantasía

Carreteras

En la Tierra de la Fantasía estas no son buenas. Son una fuente frecuente de quejas de los Turistas. Hay varios tipos de Carretera, cada una con su inconveniente característico:

  1. Antiguas vías mágicas, normalmente han sido construidas de alguna sustancia negra similar a la roca con cubierta impermeable. Estas son tan antiguas que solo quedan cortas extensiones. El resto ha sido destruido o enterrado por algún CATACLISMO antiguo. Esta puede ser exasperante. Acabas de lograr un kilometraje decente en este trecho hasta que la superficie parecida al alquitrán cuando se acaba, y, una vez más, regresas al ritmo de caracol.
  2. PROYECTOS ANTIGUOS DE INGENIERÍA. Estos son más amplios que una autopista de ocho carriles, jodidamente rectos, y hechas de adoquines que de una manera supernatural (TOA) no muestran señales de envejecimiento. Aunque difícilmente las usan hoy en día –son caracterizadas por ser un vacío asolado por el viento- claramente fueron construidas para permitir un tráfico de carros tirados por caballos, cuatro vías en cada dirección, viajando a setenta millas por hora.
  3. Viejas rutas comerciales. Estas llevan largo tiempo en desuso y normalmente sirven poco más que para apuntarte hacia la dirección correcta. Es muy probable que si intentas seguirlas te pierdas cuando la vía termine en un páramo sin caminos o incluso en los PANTANOS. Si la ruta es obvia, no encontrarás refugio a lo largo de ella, y nada de AGUA.
  4. Carreteras Antiguas del IMPERIO ANTIGUO. Estas cubren una gran parte del país y una vez fueron carreteras buenas hechas de bloques de piedra, pero, en los lugares donde el Imperio se ha retirado, no han recibido mantenimiento durante siglos y la mayoría de las piedras están perdidas o rotas. Llueve mucho a lo largo de estas carreteras y va a ponerse rudo. Si eres afortunado puedes encontrar los remanentes destartalados de viejas postas de guardias junto al camino, y estas proveerán algo de refugio; pero no cuentes con ello. A medida que estas carreteras se acercan a lo que queda del Imperio están en mejor estado y reparadas, mientras más cerca de la capital Imperial, las postas de guardias están intactas y bien mantenidas. Aunque esto significa que estás seguro de los BANDIDOS no lo estás de los GUARDIAS, quienes al sonido de cascos saldrán con exigencias de impuestos y sobornos, y generalmente intentan molestarte.
  5. Carreteras sin pavimentar. Estas son la norma. Casi siempre son fangosas y llenas de profundos surcos debido al paso de MERCADERES y Tours anteriores. Pasan a través de BOSQUES peligrosos y abundan en los desfiladeros rocosos (TOA) ideales para una EMBOSCADA. Nunca nadie ha dado mantenimiento a estas, a pesar del simbolismo frecuente para la Administración, y tienes que usarlas debido a que son la única manera de viajar. Algunos Turistas pierden la paciencia y cabalgan a través del campo, pero esto no se recomienda debido a que es la manera más segura de que ser atacado por CANÍBALES SIMIESCOS.

Tomado de La ardua guía a la Tierra de la Fantasía, de Diana Wynne Jones. Traducido y comentado por José Alejandro Cantallops Vázquez.

Comparte esta entrada y ayuda al blog.

Ingeniero industrial y profesor de Ergonomía de día y, de noche, escritor de fantasía y traductor. A finales del 2017 crea el blog El último puente, con la intención de aumentar la lectura de la fantasía y su escritura dentro de Cuba.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *