La ardua guía a la Tierra de la Fantasía

Castillos

Estos adornan ocasionalmente las alturas para obtener un efecto pictórico, pero generalmente la Administración se las arregla para que solo veas el interior del Castillo obligatorio que hay en el centro de un POBLADO o CIUDAD. Estos son edificios con almenas enfurruñadas (TOA), ventanas como rendijas y en su interior varias escaleras defendibles en forma de espiral. Contienen pocos o ningún cuarto confortable, pero esto no es lo que importa. Allí estarás bajo ASEDIO, junto con los últimos defensores que quedan. Se estarán quedando sin flechas, prepararán aceite hirviendo para verter a través de los agujeros en las almenas y por el rastrillo. Cuando las cosas hayan pasado de este punto, la mayoría de los Turistas serán capaces de salir por el sótano a través de un PASAJE SECRETO; los defensores condenados serán remarcablemente decentes, incluso alegres, respecto el hecho de que están abandonándolos en su hora de mayor necesidad.

Tomado de La ardua guía a la Tierra de la Fantasía, de Diana Wynne Jones. Traducido y comentado por José Alejandro Cantallops Vázquez.

Comparte esta entrada y ayuda al blog.

Ingeniero industrial y profesor de Ergonomía de día y, de noche, escritor de fantasía y traductor. A finales del 2017 crea el blog El último puente, con la intención de aumentar la lectura de la fantasía y su escritura dentro de Cuba.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *