Artículos sobre fantasía y escritura

Conflictos para novelas de fantasía 01 – Políticos y de clase

Los conflictos son la base de cualquier historia, son los problemas alrededor de los que girarán nuestros personajes o los que los forzarán a actuar para enfrentarse a las condiciones cambiantes. Los conflictos son los que crean la tensión dentro de cualquier historia y que nos motivan a leerla, debido a que nos interesa sabrán cómo serán resueltos o no.

En el caso de las novelas de fantasía, los conflictos tienden a agruparse en dos grandes grupos:

  • El Bien contra el Mal, que es un elemento clásico del género. Los ejemplos de este sobran: El Señor de los Anillos, Belgarath, Shadowmarch, Tres corazones y tres leones, Narnia, etcétera.
  • Los defensores, un grupo de personajes busca defender o regresar a un estado anterior. Ya sabes, las historias donde el objetivo es devolver al trono a los legítimos herederos, defender al reino/ciudad/imperio de una amenaza externa que no es completamente malvada, solo contraria a los intereses de sus ciudadanos. Aquí algunos ejemplos serían Leyenda, Elantris, El tapiz de Malacia, etcétera.

Obviamente no son los únicos conflictos que existen dentro de las novelas de fantasía. Algunas más modernas como Malaz, Archivo de las Tormentas y el Portador de la luz, tienden a tener una mayor cantidad de conflictos, de más o menos importancia para la trama. Pero este tipo de novelas no son la regla, nos gusta la simplicidad y a veces sólo queremos leer una historia de este tipo.

Sin embargo, la fantasía es un género muy grande y variado que puede dar cabida a una serie mucho más amplia de conflictos que se pueden mezclar con los anteriores y llenar tu novela con un toque fresco. Y esa es la razón de esta serie de artículos en los que te iré mostrando una serie de conflictos y maneras en que podrías aprovecharlos para crear tu novela o historia de fantasía.

Conflictos políticos y de clase

Los hombres somos seres sociales, y a menos que los personajes sean pocos y vivan aislados del mundo estarán integrados dentro de una sociedad. Y las sociedades, sin importar el tipo que hayas elegido para ambientar tu historia: esclavistas, feudales, capitalistas, socialistas o alguna que te hayas inventado; están compuestas por clases que tendrán conflictos de intereses.

Tus personajes pertenecerán de manera inevitable a alguna clase social, aunque vivan rechazándola. Si decides que no quieres escribir una novela de fantasía épica, con grandes batallas, bandos bien definidos y en cambio quieres apostar por una novela más llena de tensión social e intrigas. Entonces, deberías prestarle más atención a la clases social a la que pertenece tu protagonista y explotarlas.

Clases sociales en la fantasía:

Sin importar el sistema social que hayas escogido, es probable que los personajes de tu novela pertenezcan a una de las siguientes cuatro clases sociales:

  • Usuarios mágicos, en un mundo donde la magia es posible, es lógico que los magos, hechiceros, nigromantes, brujas y otros usuarios mágicos pertenezcan a una clase social diferente a aquellos que no pueden blandir el poder.
  • Clase gobernante, no importa si has elegido crear una sociedad de fantasía socialista o comunista, siempre existirán personas que dirigirán a los demás, ya sea por sus capacidades, un derecho hereditario o cualquier otro método que los perpetúe en el poder.
  • Sacerdotes, si existe magia, probablemente habrá dioses, ya sea verdaderas entidades sobrenaturales (El señor del tiempo) o usuarios mágicos extremadamente dotados (Malaz). Existirán cultos que los adorarán, así como sacerdotes, chamanes y profetas que disfrutarán de un estatus social especial, siendo posible que también disfruten de poderes mágicos entregados por sus deidades.
  • Clase baja, a esta clase pertenecen todas esas personas que generalmente no son los protagonistas de novelas de fantasía. Su poder como clase radica en su número, pero para ejercerlo deben actuar de manera coordinada y generalmente este es caótico.

En tu historia podría faltar alguna de estas clases sociales, pero las que existan tendrán una relación conflictiva, que normalmente no causa problemas. Pero, cuando son llevadas a extremos sus conflictos se hacen lo suficientemente interesantes cómo para crear una historia a su alrededor.

Estos conflictos pueden seguir cuatro desarrollos argumentales posibles:

Usuarios mágicos vs. Clase gobernante

Este es el conflicto más raro y que menos he leído, ya sea como conflicto principal de la historia o secundario. Muchos autores de fantasía piensan en los magos (usuarios mágicos) como los consejeros de los reyes/emperadores/dirigentes o aislados en sus asuntos arcanos, ajenos a la sociedad y sin ninguna ambición mundana como el poder.

Siempre he pensado que esto es desperdiciar un gran conflicto. Los usuarios mágicos tienden a ser muy respetados (las aes sedai en La rueda del tiempo), muy temidos (los brujos y hechiceros en Geralt de Rivia) o son perseguidos (los magos en Tigana). Pero estos no parecen tener ninguna ambición política, parecen conformarse con ser simplemente los consejeros, no son discriminados o temidos por sus poderes (salvo unos pocos casos). Y sinceramente, estos seres altruistas no parecen ser humanos.

Así que podrías tener en tus manos un buen conflicto si los usuarios mágicos de tus sociedad se interesan en quitarle el poder político a la clase gobernante. Y aquí no hablo de un hechicero malvado, hablo de que los usuarios mágicos decidan que por poseer poderes mágicos merecen privilegios y ser servidos por los simples mortales, estableciendo una sociedad donde los magos sean quienes gobiernen.

Ejemplos y formas de aprovecharlo

Un ejemplo de como podría terminar este conflicto es la trilogía de Bartimeo, donde los magos son la clase superior y dominante en una Inglaterra alternativa. Aquí los no magos son considerados personas de segunda y existen movimientos en contra del gobierno establecido. Puedes aprovecharlo en historias de rebelión contra el poder establecido, explorar injusticias sociales y que es ser un mago o un no mago en tales condiciones.

Geralt de Rivia es una saga donde aparece de manera secundaria este conflicto cuando los hechiceros se reúnen en secreto para decidir cuál es la mejor forma de actuar ante la situación caótica en que se ha sumido el continente. La magia es poder, pero el gobierno y otros asuntos mundanos de la administración son muy aburridos, así que porque no dejar que otros se encarguen de esto. Perfecto si quieres una historia llena de personajes ingeniosos e intrigantes.

También podría suceder que a los magos realmente no les interese el poder político, pero la clase gobernante podría comenzar a tenerle miedo e iniciar una purga. ¿Cómo te sentirías si tú vecino fuera capaz de controlar los relámpagos y lo único que evita que durante una discusión no te lance uno es su palabra? A que te sentirías inseguro, vivirías con miedo y ese es el sentimiento que podría desarrollar tu clase gobernante, no importa cuáles son sus beneficios, uno nunca sabe cuando el perro puede morder la mano del amo.

La saga de las monarquías de dios, de Paul Kearney gira alrededor de este conflicto, los gobernantes se vuelven desconfiados de los usuarios mágicos y la iglesia comienza a purgarlos. Y, en el proceso, también nos muestra como ciertos magos se sienten con el derecho a gobernar debido a sus poderes y el sentimiento de desprecio y miedo de los humanos normales no hace más que acentuar este sentimiento.

Clase gobernante vs. Clase gobernante

El poder es una fruta atractiva y adictiva para aquellos que la han probado, que siempre quieren más y más, hasta obtenerlo todo. Y esto es lo que sucede con los argumentos que giran alrededor de este conflicto: un noble o grupo de nobles desean arrebatarle el poder al grupo que detenta el poder.

Este conflicto puede desarrollarse de manera abierta, cuando tras la muerte del gobernante un grupo de herederos o pretendientes al trono/imperio/líder de la sociedad usan las armas y a sus seguidores para hacerse con el poder. Cuando el conflicto se desarrolla de esta manera la nación/reino/imperio puede terminar desgarrado en una guerra civil. Este escenario provee los elementos clásicos de la fantasía épica, pero la lucha no es de los buenos contra los malos, sino de los buenos contra los buenos, que es un argumento de mayor impacto.

En cambio, si las facciones de tu clase gobernante son más conscientes del daño que causará al país un enfrentamiento abierto y quieren ganar una nación, no un reino débil y en caos, la lucha será más sutil. Tus personajes buscarán hacerse el poder mediante alianzas políticas, hundiendo el prestigio de sus rivales, buscando respaldo en otros grupos como los sacerdotes o los usuarios mágicos. Solo en casos extremos, se usará la fuerza para dar “golpes quirúrgicos” y para esto usarán asesinos y grupos mercenarios.

Ejemplos

El mejor ejemplo de este tipo de conflicto lo podemos ver en Canción de hielo y fuego, de George R. R. Martin. En esta, como casi todos saben, los siete reinos se han sumido en un guerra civil debido a que tras la muerte de Robert Baratheon se presentan varios pretendientes al trono que tienen razones para argumentar que su reclamo es legítimo. Además de que otros ven la oportunidad de intentar hacerse con el trono de hierro, ya sea de manera directa o no. Los resultados es que han sumido al continente en una guerra civil que los ha dejado en las peores condiciones posibles para enfrentarse a la amenaza de los caminantes blancos y el regreso de los Targaryen.

Un ejemplo de cómo este tipo de conflicto puede ser hecho de una manera más silenciosa y discreta está en la novela The Court of Broken Knives, de Anna Smith Spark. En esta, los conspiradores son miembros de la clase noble del imperio dorado, que se ha reducido a una sola ciudad y el gobierno de un emperador decadente y sin ambiciones. Los conspiradores intrigan y buscan deponer al emperador mediante el empleo de una compañía mercenaria. Las cosas no les salen bien, pero los verdaderos culpables de la conspiración no son detenidos debido a que usan a un chivo expiatorio, ganando tiempo para volver a golpear.

Y tú, ¿te animas a aprovechar este tipo de conflicto? ¿Irías por una lucha abierta o una llena de intrigas?

Clase baja vs. Clase gobernante

Llega un momento en que la clase baja ya no puede soportar las exigencias y los abusos de la clase gobernante y se rebela en su contra. Algunas de las causas más comunes de este tipo de levantamiento en un mundo de fantasía podrían ser:

  • Hambrunas.
  • Una guerra prolongada.
  • Abusos de poder de los gobernantes: violaciones, asesinatos y castigos denigrantes.
  • Persecución étnica o religiosa.
  • Incremento de los impuestos.

Aunque también puede suceder que la rebelión sea el resultado de las manipulaciones de algún personaje ambicioso que se aprovecha del resentimiento de la clase baja para ponerse en el poder. Si los campesinos derrocan a la clase gobernante, generalmente tienen un período similar al de la revolución francesa con dirigentes populares y un cambio de sistema, o el regreso al antiguo.

¿Ejemplos?

Lo cierto es que no puedo recordar haber leído una novela de fantasía que aborde este tipo de conflicto de manera pura, o sea, desde el punto de vista de la clase baja. Cierto, hay muchas novelas de fantasía con personajes de clase baja que inician el cambio, pero generalmente estos tienden a tener algún elemento que los hace especiales. No son algún campesino/trabajador/siervo normal como otro cualquiera que se ve forzado por la necesidad a luchar contra el gobierno que lo oprime.

Quizás lo más parecido a este tipo de situación lo leí en el tercer libro de la saga de Vlad Taltos, de Steven Brust: Teckla. Revuelta en Adrilankha. Donde Cawti, la esposa de Vlad se involucra en un movimiento socialista que causa revuelo en las calles exigiendo los derechos de los humanos y dagaeranos sin casa.

¿Te animas a escribir una historia de este tipo? Recuerda que esto es fantasía, así que tu clase baja ni siquiera tiene que ser humana o la historia estar desarrollada en un mundo dominado por la humanidad ¿Conoces algún ejemplo? Si es así, por favor, deja un comentario.

Sacerdotes vs. Clase gobernante

El último tipo de conflicto entre clases sociales sobre el que les hablaré es aquel que puede existir entre la clase sacerdotal y la clase gobernante. En la mayoría de las novelas de fantasía, estas clases sociales tienden a compartir el poder político, con una relación tensa, pero que casi nunca desencadena en un conflicto.

Sin embargo, en tu historia puede suceder que la clase sacerdotal haya decidido que la clase gobernante se ha vuelto decadente o ya no cuida de los intereses religiosos. Dado este caso, los sacerdotes pueden decidir prescindir de la clase gobernante e instaurar una teocracia. Los sacerdotes pueden lograr esto usando una combinación del apoyo de sus fieles, la mayoría de los miembros de la clase baja, declarar hereje a los miembros más importantes de la clase gobernante y, si cuentan con una fuerza militar propia, el uso de la fuerza.

Obviamente, los miembros de la clase gobernante, no se quedarán tranquilos e intentarán conservar su posición. Ya fomentando una escisión dentro de la religión y apoyar una de las facciones y usando tropas mercenarias o asesinos para eliminar los principales líderes religiosos. Pero a menos que los miembros de la clase sacerdotal sean corruptos o su religión cruel con los miembros de la clase baja, los miembros de la clase gobernante tienen las de perder.

Ejemplos y sugerencias

Una saga donde este tipo de conflicto predomina es Las monarquías de Dios, de Paul Kearney, que no solo aborda la lucha de los usuarios mágicos por obtener el poder. Sino que la Iglesia, al ver que varios reyes se oponen a sus planes de “purificación” los declaran herejes y se convierten en una teocracia. En el proceso, sumen al continente en una lucha de fe, un escenario que el autor aprovecha para mostrar la tensión que asola a los personajes que habitan este mundo.

Una lucha más sutil entre la clase sacerdotal y la clase gobernante se puede leer en las novelas de la 5-9 de La compañía negra. Durante su estancia en Taglios, los sacerdotes de las tres sectas dominantes intentan imponerse a los gobernantes políticos, a quienes consideran débiles e incapaces. Aunque debido a la naturaleza pacifista, no recurren a los conflictos abiertos.

 

Espero que el artículo les haya gustado y brindado algunas ideas para hacer más interesantes y complejas sus novelas de fantasía. El próximo artículo de esta serie será sobre los tipos de conflictos económicos que podrías aprovechar para tu novela de fantasía.

 

Si te gusto este artículo, aquí hay una pequeña lista de otros que te podrían interesar:

Arquetipos de la fantasía

Ser un escritor de fantasía y ciencia ficción en Cuba

El examen del escritor de fantasía

Comparte esta entrada y ayuda al blog.

Ingeniero industrial y profesor de Ergonomía de día y, de noche, escritor de fantasía y traductor. A finales del 2017 crea el blog El último puente, con la intención de aumentar la lectura de la fantasía y su escritura dentro de Cuba.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *