Artículos sobre fantasía y escritura

El arte de la guerra para escritores de fantasía II: Tipos de tropas

Curiosamente, a pesar de lo abarcador que es en su brevedad el libro de El arte de la guerra del maestro Sun Tsu, este no dedicó un capítulo a los tipos de tropas especializadas que componían un ejército en la antigüedad. Esta omisión podría perdonársela al maestro, quien debió haber dado por supuesto que este era un conocimiento tan elemental para los generales que leyesen su tratado que no hacía falta mencionarlas.

Pero nosotros, quienes nunca hemos estado en un conflicto bélico y nuestro conocimiento viene de las películas y libros que hemos leído, sí deberíamos aprender sobre ellas. Este conocimiento no sólo mejorará nuestro vocabulario, sino que nos permitirá elegir los tipos de tropas más adecuados para cada situación o punto de vista del personaje desde el que se contaría mejor la historia.

Antes de adentrarnos en el contenido, vale la pena aclarar que estos no son todos los tipos de tropas que existen, sino las más comunes.

Infantería

Esta componía el grueso de cualquier ejército antiguo y estaba compuesta por soldados que viajaban a pie y portaban sus propias armas y armaduras (generalmente ligeras). Su composición variaba mucho dependiendo de que cómo se formara el ejército; por ejemplo, si has elegido que en tu mundo de fantasía el ejército es reclutado entre los siervos de tus nobles o voluntarios de la ciudad, entonces carecerán estos hombres carecerán de entrenamiento y su armamento variará mucho, tanto en tipo (hachas, hachuelas, espadas cortas, quizás lanzas u otro tipo de arma de mano) y calidad (ya sabes, la clásica arma heredada del abuelo, la que hizo el herrero local, una que encontraron por ahí y resultará ser la Espada del Destino Perdido en el Bosque de los Elfos). Sin embargo, si tu sociedad tiene un ejército permanente (un imperio) o una tradición guerrera (ciudades estados y naciones guerreras similares a Esparta), lo más probable es que todos los soldados o ciudadanos hayan recibido entrenamiento, tengan experiencia de combate, sean disciplinados y que sus armas estén estandarizadas.

En este tipo de tropas es donde colocaras a tus personajes que no sean nobles, grandes guerreros o tengan un buen armamento. Viajarán siempre a pie, cargarán sus cosas y serán lo más bajo dentro de la jerarquía del ejército. Así que si tu héroe o uno de tus personajes puntos de vista está en entre ellos, por favor, no le des lujos, una tienda solo (tendrá que compartirla), tendrá que hacer muchos trabajos extras en el campamento y caerá dormido tras comerse su ración genérica que ponerse a filosofar sobre el destino de la guerra y el amor que ha dejado atrás… Vale, puede hacerlo, especialmente los primeros días, pero incluso si no entran en combate la vida de un infante no es nada fácil.

Infantería ligera

A sí mismo, la infantería puede ser dividida en unidades más especializadas como la infantería ligera, que consistiría en un grupo de soldados que apenas cuentan con protección corporal y que estarán en las primeras filas del combate. Esto los convierte en la carne de cañón del ejército y una buena manera de mostrarle a tu lector que la guerra no es juego, debido a que muy pocos de los soldados que componen esta unidad se las arreglaban para sobrevivir a una guerra. Aunque pequeñas unidades de infantería ligera pueden ser usadas como unidades de exploración y reconocimiento del terreno, aunque si tienes una caballería ligera, los líderes militares tienden a preferir la última debido a la rapidez de su movilidad.

Como mencioné anteriormente, la infantería ligera es un buen lugar para describir el frente de batalla, especialmente si eres del tipo de escritores que prefieren el combate cuerpo a cuerpo que mostrar los campos de batalla desde la colina donde está el general. Sin embargo, aunque tu protagonista sobreviva, batalla tras batalla, verá como sus compañeros mueren, quedan mutilados y se vuelven locos por las fiebres de las heridas infectadas y quedará marcado por ello.

Infantería pesada

Sin embargo, ningún general puede darse el lujo de perder tantos hombres y si existe la posibilidad de armar a todos los soldados con armas y protección de calidad nos encontramos ante una infantería pesada. Este tipo de unidades tienen una gran poder en el combate cuerpo a cuerpo y no caerán fácilmente, especialmente si cuentan con la disciplina para formar una falange o están organizados en una legión.

Los héroes o personajes punto de vista que componen este tipo de tropas tienden a ofrecer las oportunidades perfectas para describir los combates cuerpo a cuerpo, pero de una manera profesional y con altas probabilidades de sobrevivir. Un buen ejemplo de este tipo de descripción la podemos encontrar en la trilogía Match del escritor de fantasía Paul Kearney, donde su protagonista es un mercenario experto en un mundo donde las luchas en falange comienzan a ceder paso a la caballería pesada.

Arqueros y Ballesteros

Los arqueros y los ballesteros son otro tipo de infantería especializada que se caracterizan por tener poca protección y lanzar proyectiles a gran distancia. Los arcos pueden disparar hasta doce flechas por minuto a una distancia de entre 150 y 300 metros, dependiendo del tipo de arco y la experiencia del arquero, pero no esperes que tu novato recién reclutado logre esto. Generalmente toma años entrenar a un buen arquero, especialmente quienes usaban grandes arcos (que podían llegar a medir hasta 2 metros).

Por el contrario, para usar una ballesta apenas si se necesita entrenamiento y pueden alcanzar distancias de más de 300 metros siendo capaces de penetrar armaduras y escudos sin demasiado esfuerzo. Eran las armas favoritas de los defensores medievales durante los asedios, así como entre los alguaciles, pero que la mayoría de los autores de fantasía omiten de sus mundos (aunque Steven Erikson tiene una predilección por ella dentro de sus ejércitos de marines del imperio de Malaz). Sin embargo, principal defecto es que cada ballesteros podía disparar alrededor de un virote por minuto, y aunque existen ballestas de repetición, su rendimiento sigue siendo inferior al del arco. Aunque el ser muy fáciles de manipular y poco costosas de producir (a diferencia de un buen arco), tu ejército podría contar con una unidad especializada (incluso varias ballestas por soldado y un ayudante que ayude a cargarlas) o algunas de menor tamaño que pueden usarlas como armas acompañantes (Waylander, el famoso asesino de la saga Drenai de David Gemmell usaba un ballesta de mano de dos disparos).

Al manipular armas de largo alcance, este tipo de personajes estarán lejos del combate cuerpo a cuerpo y en lugares altos, algo que puede serte de utilidad si quieres describir el combate a través de sus ojos y no eres bueno con el combate cuerpo a cuerpo. Sin embargo, tienes que tener en cuenta que una vez que se queden sin flechas o son alcanzados por cualquier otro tipo de tropa están mayormente indefensos debido a que casi no usan armadura y, en el mejor de los casos, saben usar pasablemente la daga o espada corta que llevan. Debido a esto se ven forzados a retirarse del combate cuando ocurre alguna de estas situaciones y pueden ser objetos de burla de los soldados de la infantería, que hacen el “trabajo duro.”

Caballería

Si en tu mundo de fantasía existen caballos o cualquier otro tipo de animal similar a estos puedes incluir dentro de tu ejército a la caballería. En el último caso, debido a que el tuyo es un mundo de fantasía, tus monturas ni siquiera tienen que ser cuadrúpedos, tal y como se puede leer en la novela The Dinosaur Lords, de Victor Milan en la cual cabalgan Allosaurus (a grosso modo velociraptors de unos dos metros y medios de alto y hasta siete de longitud).

Lo más importante a mencionar para justificar su uso en el ejército es que hayan sido domesticados, al menos tan rápidos como un hombre corriendo y la existencia del estribo, la cual le permite al jinete una monta más cómoda.

Caballería ligera

Los soldados de la caballería ligera, así como sus monturas apenas usan protección o armaduras, siendo su principal objetivo la movilidad. Sus principales armas son las lanzas, las jabalinas, así como arcos y ballestas (que usados por un jinete entrenado podían ser muy efectivas, sino piensen en los mongoles). Con todas estas características no es de extrañar que los principales usos que le dieran los líderes militares fueran la exploración, la realización de escaramuzas y ataques rápidos por los flancos en los campos de batalla.

Pocos protagonistas forman parte de la caballería ligera, salvo, quizás, por Toc el Joven, de la saga de Malaz: El libro de los caídos, donde este personaje forma parte de la inteligencia militar del ejército y necesita desplazarse con rapidez. Aunque pueden ser personajes mucho más comunes si estas unidades son formadas en los ejércitos imperiales por pueblos nómadas y ganaderos. En los ejércitos formados por levas puede estar compuesta por las personas lo suficientemente ricas como para permitirse una montura, pero no una armadura.

Caballería pesada

La caballería pesada, al igual que su contraparte de la infantería también tiene el objetivo de entrar en combate directo con el enemigo y aplastarlo. Y lo hace de una manera espectacular, pues entran en acción la masa y empuje combinado de jinete y caballo, ambos fuertemente blindados y armados con lanzas, mazas, hachas u otros tipos de armas de mano, aplastando hombre y caballo a la infantería que se interponga ante ellos.

Sin embargo, no cualquier caballo sirve para llevar consigo una protección de acero y, además, a un jinete con una armadura igual de pesada. Así que sólo las razas de caballos más grandes y fuertes pueden jugar este papel, representando la crianza de tales animales una ventaja estratégica para el país que los posea (los países con razas pequeñas podrían tener sólo infantería ligera, algo que Guy Gavriel Kay usa como base del argumento de Los caballos celestiales).

Pero descontando todo esto y los costos logísticos de mantener tales caballos, la caballería pesada podría darle el dominio del campo de batalla a tu nación y hacerla famosa por ella. Sin embargo, la caballería pesada puede ser detenida con relativa facilidad por una unidad de piqueros (infantería armada con lanzas largas), algo que debería tener el ejército contrario si la caballería pesada lleva años usándose en la estrategia militar.

La caballería pesada es el puesto perfecto para los héroes o personajes de la nobleza, todos usando su armadura, con un buen semental o animal fantástico que le sirva de montura. Tus héroes bien podrían sentirse invencibles a lomos de su caballo, pero recuerda que estos están cargando con un gran peso y que los piqueros, así como los ballesteros, podrían hacerlos caer con facilidad.

Recuerda que el conocimiento que te he brindado es sólo la punta del iceberg, un mínimo técnico con el que podrías pasar un examen superficial. Pero si realmente quieres hacer un uso avanzado de estos tipos de tropas o tu personaje pertenece a una de ellas, investígalas en profundidad y no te dejes desanimar por el tecnicismo de los textos.

Especialmente si has decidido escribir una novela de fantasía de la pólvora, donde tendrás que tener en cuenta los cambios radicales que trajo este explosivo a las dinámica de guerra, pero qué, lamentablemente no es el objetivo de este libro. Y también te recomendaría el estudio de las unidades militares tales como las falanges y las legiones, que son las formas que más comúnmente encontramos en la fantasía no medieval de los ejércitos profesionales.

¿Qué tipos de tropas tienes en tus ejércitos? ¿Sabías para que se usaban? ¿Has hecho tu propio aporte? Si es así, me gustaría mucho hablar de ello en los comentarios.

El arte de la guerra para escritores de fantasía I: ¿Qué tan fuerte es mi ejército?El arte de la guerra para escritores de fantasía III: ¿Cómo saber quién ganará una batalla?

También podría interesarte leer:

Limyaael 058 Batallas finales

Comparte esta entrada y ayuda al blog.

Ingeniero industrial y profesor de Ergonomía de día y, de noche, escritor de fantasía y traductor. A finales del 2017 crea el blog El último puente, con la intención de aumentar la lectura de la fantasía y su escritura dentro de Cuba.

5 Comentarios

  • Gamora

    Muy interesante el artículo.
    En sintonía con el tema del artículo, recién cogí una novela histórica de El Cid (sip Cantallops, gracias a los Leones de Al-Rassan regresé a la novela histórica yeiii! Es más, nada de lo que cojo después de Los Leones me sabe igual 🙁 …) bueno que en esa novela se describe muy bien y con rigor el ejército de esa época, las tácticas de batalla, etc. Muy ilustrador si queremos darle realismo a nuestros ejércitos y combates -y heridas. Y consecuencias…

    • José Alejandro Cantallops Vázquez

      Gracias por leerlo, y bueno, Kay hace eso: te vuelve a interesar por las novelas históricas. Aunque cuando te las lees pueden estropearte algunos libros, como me ha sucedido a posteriori con Los caballos celestiales.
      Lo del realismo hay que darlo, si no qqueremos una batalla épica entre el bien y el mal, el orden o el caos que decida el destino del universo.

  • VonGoldring

    Muy bueno el artículo. Pone unas cuantas cosas claras. Creo que en Malaz también había pelotones de zapadores. Que vendrían siendo los expertos en explosivos, en como ponerlos y en como desactivarlos. Pero bueno, para hablar de ellos hay que aceptar que tu mundo tiene sustancias explosivas como la pólvora o algo similar que disperse la metralla a altas velocidades. En Malaz también tenían cuadro de magos en los ejércitos, pero lo mismo, tu ejercito debe conocer que la magia existe y darle una utilidad. Los infantes de marina son otra variante de la infantería que ví, los mencionas, usaban ballestas y por supuesto, suelen estar embarcados o formando parte de otro destacamento. Los piqueros contra la caballería también los recuerdo de Malaz, en fin son muchas cosas pero es un contenido apasionante. En la medida que complejizas el armamento surgen nuevas unidades, como la infantería mecanizada de los ejércitos modernos con apoyo de tanques y carros blindados.

    • José Alejandro Cantallops Vázquez

      Sí, hay muchas categorías hibridas de tipos de tropas, pero cubrirlas todas sería un trabajo muy extenso. Aunque con tu comentario ya estás recomendando a Malaz como una saga que leer para aprender sobre ellas. Aunque aclaro que los zapadores malazanos antes de las municiones eran más ingenieros militares q otra cosa, no combatientes. Pero dales un maldito y creerán q cualquier cosas es demolible.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *