Subgéneros de la Fantasía

Fantasía de mundos entrecruzados


La fantasía de mundos entrecruzados es probablemente el subgénero más antiguo de la Fantasía, tal y como la concebimos actualmente, teniendo a su primer exponente en el escosés George MacDonald con Phantastes (1858). Este se caracteriza por tener historias dónde, los protagonistas son personas del mundo real que, de alguna manera, han llegado a mundos de fantasía dónde se ven envueltos en una serie de aventuras o romances.

Esto sucede, primero, porque son diferentes, vienen de otro mundo y, por lo tanto, tienen un alto potencial para convertirse en héroes. A veces, su llegada está profetizada o son invocados para salvar el mundo, un reino, una raza, debido a que generalmente poseen algún tipo de poder, habilidad, o un entendimiento del que carecen los habitantes de ese mundo.

Este subgénero también puede considerarse como un meta-género, o sea, que puede ser usado como escenario para desarrollar cualquier otro subgénero. El subgénero, más allá de la promesa de que los protagonistas cruzaran a otro mundo, no tiene una línea argumental propia, de ahí que sus historias engloben la fantasía épica, alta o baja. Aunque, el subgénero con que más se mezcla es la alta fantasía.

En muchas historias, como Las crónicas de Narnia (1949-1954)o La extraña piedra de Brisingamen(1960), los protagonistas son niños, quizás, precozmente inteligentes e ingeniosos, pero todavía niños. Sin embargo, esto no es una impedimenta en el mundo al que llegan. Ya que su naturaleza “especial”, hace que los adultos los tratan como iguales y el hecho de poseer increíbles poderes mágicos (aunque al principio de la historia no sepan muy bien cómo usarlos).

Una variación en el arquetipo de los héroes infantiles, son las novelas de Stephen R. Donaldson, Thomas Covenant, el Incrédulo (1977-2013), el protagonista que llega al mundo fantástico es un adulto escéptico. Lo cual, provee un punto de vista incrédulo, parafraseando el nombre de la obra y nos muestra la reacción de un adulto ante un mundo de fantasía. Lo cual no impide que la historia tenga grandes componentes épicos, así como elementos de la alta fantasía.

La fantasía de mundos entrecruzados es similar a la fantasía urbana, ya que existen dos mundos, uno común, el nuestro y un segundo mundo, uno secreto al cual pocos tienen acceso. La principal diferencia radica en el hecho de que en la fantasía urbana, los sucesos de la historia transcurren en el “mundo real” (incluso si hay una parte escondida o secreta), mientras que en la fantasía de mundos entrecruzados, la acción comienza realmente cuando los personajes entran al segundo mundo. Además, las vicisitudes de la vida diaria tienden a jugar un papel importante dentro de la fantasía urbana, mientras que tienen poca (o ninguna) importancia en la fantasía de mundos entrecruzados.

 

Elementos de la fantasía de mundos entrecruzados:

Alegorías, analogías y metáforas

Más que otros tipos de historias de fantasía, la fantasía de mundos entrecruzados tiene predilección por las alegorías, analogías y metáforas. Muchas veces se usa a una persona, evento, criatura o lugar, para representar un elemento del mundo real. Quizás los ejemplos más conocidos son las historias de Narnia, que hacen alegoría a la cristiandad (Aslan representando a Jesús), sin embargo, en muchas otras historias, estas no existen.

Escases de Humanidad

Mientras los humanos son un lugar común en muchas historias de fantasía (algunas veces la única raza)[1], en las historias de mundos entrecruzados hay pocos o ninguno. En este caso, los héroes no son solo inusuales por su raza, así como por sus habilidades o poderes, aunque algunos de los “nativos” pueden ser casihumanos. La carencia de humanos tiende a verse más en las películas, como en el Laberinto (1986), pero también sucede en muchas novelas.

Conversaciones, conversaciones y más conversaciones…

En muchas fantasías entrecruzadas, ¡los animales pueden hablar! A veces, también lo hacen objetos inanimados. Casi cualquier cosa puede hablar y tener una conversación inteligente con los protagonistas o hablar obsesivamente acerca de su tema favorito. Por ejemplo, un caballo parlante puede tener perfectamente una discusión con su jinete, mientras que un árbol parlante puede solo hablar acerca del clima de una manera muy lenta.

Nivel de magia

Alto. En nuestro mundo, no hay magia. Pero en los otros mundos la magia está integrada al entorno. Entonces, el protagonista se expone a cada vez más magia y a sus posibilidades a medida que se adentra en estos mundos.

Nivel de grandes ideas e implicaciones sociales

Moderado. Las ideas no son necesariamente grandiosas. Debido a que el protagonista tiende a ser un paria en nuestro mundo, pero se tiende a comparar nuestras estructuras sociales con las existentes en esos mundos.

Nivel de caracterización

Moderadamente alto. Los protagonistas son a menudo una especie de paria en el mundo “real”: no encajan del todo, pero descubren algo sorprendente que lo compensará (un destino, magia, habilidad sobrenatural, étc.). El protagonista se convertirá en un héroe al final de la historia y, el lector habrá experimentado la transición de lo ordinario a lo extraordinario. A lo largo de este viaje, el lector conocerá al protagonista. Esto no significa que todos los personajes estén tan bien desarrollados.

Nivel de complejidad del argumento

Moderado. La trama es una fuerza motriz dentro de las historias de mundos entrecruzados. Sin embargo, la trama generalmente es predecible: un personaje en apariencia mundano es transportado a un mundo mágico, dónde descubre algún tipo de habilidad especial, vence al mal y regresa a casa después de haber aprendido algunas lecciones valiosas.[2]

Nivel de violencia

Moderado. La eterna batalla del bien contra el mal es el tropo más usado, o bien, quiénes invocan a los protagonistas necesitan sobrevivir o derrotar a un poderoso enemigo. Si bien todos los caminos conducen a una batalla épica, la violencia no suele tener graves consecuencias, ni ser muy gráfica, todo dependerá de la edad del público objetivo. De hecho, el protagonista puede ganar sin usar la violencia.[3] Lo más común es que el héroe gane por su corazón puro y valiente, algo que sucede en los libros para el público infantil y adolescente.

Comentario social

Al ser historias llenas alegorías, es inevitable que porten un comentario social o lo que sucede en la historia es un reflejo de eventos que han ocurrido en el mundo real. Aunque generalmente, sí están bien escritas, el comentario social no arruina ni molesta el argumento.

La perspectiva es…

Variable. Cuando el público objetivo son los niños o estos son los protagonistas, la perspectiva tiende a ser benéfica. El mal existe y cosas malas pueden suceder, pero los héroes de corazón bueno y puro, se enfrentarán a las fuerzas del mal con determinación y coraje. En cambio, cuando tenemos héroes adultos, la perspectiva puede ser solamente sutilmente benéfica (como en la Alta fantasía), descendiendo desde lo neutral hasta lo hostil.

Lista de novelas del subgénero:

  1. Las crónicas de Narnia, C. S. Lewis: Esta es una de las obras clásicas de la Fantasía. Ubicada en el reino ficticio de Narnia, la saga narra las aventuras de varios niños, a través de las cuáles se desenvuelve la historia del mundo. Excepto por uno de los libros, los protagonistas son niños del mundo real que han sido mágicamente transportados a Narnia. Todos llamados por Aslan para proteger al reino del mal.
  2. Thomas Covenant, el Incrédulo, Stephen R. Donaldson: Se llamaba a si mismo el Incrédulo porque no se atrevía a creer en el extraño mundo alternativo en el que se encontró de repente. Sin embargo, se vio tentado a creer, a luchar por el Reino y a convertirse en la reencarnación de su héroe más recordado.
  3. El tapiz de Fionavar, GuyGavrielKay: Cinco jóvenes canadienses se ven apartados de sus vidas cotidianas y trasladados a Fionavar, el más perfecto de los mundos alternativos al nuestro. Un mundo donde rige la magia y en el que sus habitantes se debaten entre la Luz y las Tinieblas. Conducidos por el supremo mago Manto de Plata, los cinco jóvenes han de intentar poner fin a la guerra desencadenada por RakothMaugrim, poderoso dios maligno y encuentran en sus aventuras a los Hijos de la Luz, los Servidores de la Oscuridad, los enanos, los espíritus de los bosques y de las aguas y muchos otros personajes.
  4. Tres corazones y tres leones, Poul Anderson: HolgerCarlsen es un ingeniero danés que estudió en Estados Unidos y se une a la Resistencia danesa contra los nazis. Él y un grupo de guerrilleros intentan cubrir el escape a Suiza de un importante científico por la costa cercana a Elsinore. Una fuerza alemana se acerca cuando le disparan a Carlsen y, repentinamente, es transportado a un mundo paralelo. Un mundo medieval que está dividido entre las fuerzas del Caos (todos los seres mágicos incluidos las hadas) y las fuerzas del Orden basadas en el mundo humano, el cual, a su vez está dividido en el Santo Imperio Romano y los Sarracenos. Al llegar lo espera un caballero que le ofrece una armadura y un escudo con el blasón e tres corazones y tres leones, a partir de ahí, su búsqueda por regresar a casa no hará más que comenzar.
  5. La trilogía de la materia oscura, Philip Pullman: Lyra sólo tiene once años, pero ya está marcada por el destino. Los niños de Oxford están desapareciendo, y se rumorea que lo mismo sucede en otros lugares. Armada con su aletiómetro, un objeto único en el mundo que le permite adivinar aquello que nadie sabe, Lyra parte hacia el Polo Norte con un propósito: salvar a los niños y descubrir qué se oculta tras sus desapariciones. Pero descubrirá que el mundo en el que vive es más complejo de lo que ella creía, y para cumplir con su destino deberá reunir todo su valor.
  6. Neverwhere, Neil Gaiman: En el subsuelo de Londres, como debajo de cada gran ciudad, existe un mundo desconocido e invisible, plagado de extraños seres, en el que sobrevivir depende de abrir las puertas adecuadas: Hay mundos bajo tus pies, espías bajo las escaleras y formas que esperan al otro lado de los portales, que sólo has atisbado en tus sueños.
  7. El lugar del comienzo (TheBeginninng Place), Úrsula K. LeGuin: El lugar del comienzo es Tembreazi, un mundo idílico dónde reina un eterno crepúsculo. Irene Pannis y Hugh Rogers, viven en una ciudad sin nombre de los Estados Unidos y descubren que en el bosque hay un umbral que al cruzarlo les conduce a Tembreazi, Allí deberán enfrentar la amenaza que representa la sombra y, en el proceso, terminarán enamorados.
  8. El niño cambiado (Changeling), Roger Zelazny: En un mundo mágico que sufre la tiranía de DetMorson, el mago Mor por fin decide unirse a la lucha y destruye a Det y su castillo, solo para encontrar entre las ruinas al hijo de Det, Pol. Incapaz de matar al niño, Mor se lo lleva a un mundo paralelo dónde solo existe la tecnología y la magia es una leyenda. Sustituye a Pol por un bebe de la misma edad y, usando un hechizo de persuasión, hace que los padres de la criatura lo reconozcan como tal. Se lleva consigo al bebe intercambiado y lo deja a cargo de un artesano. Las cosas van bien hasta el momento en que Mark, el chico raptado, comienza a construir máquinas de guerra.
  9. La necesidad de Mordant (Mordant´sNeed), Stephen R. Donaldson: Esta novela cuenta la historia de una mujer llamada Terisa que viaja a través de un espejo de nuestra época a un mundo medieval, dónde los conflictos políticos y militares se entrelazan con el poder del Imagery, una forma de magia basado en espejos.
  10. Conor y los mundos entrecruzados (Conor y theCrossworlds), Kevin Gerard: Esta es una saga de cinco novelas dirigida al público adolescente. Conor ha sufrido una gran pérdida y busca respuestas a su dolor, así que el creador de los mundos entrecruzados lo envía con un mentor, un puma parlante, a viajar por los mundos creados.

 

[1] Especialmente dentro de la baja fantasía y, recientemente, la fantasía épica realista.

[2] Aunque recientemente este tropo ha ido cambiando y los protagonistas pueden visitar regularmente el mundo o, sé quedan en él de forma permanente.

[3] Esto sucede en la novela ligera No Game no Life (2012-?) del autor japonés-brasileño, YuuKamiya, dónde el dios gobernante de este mundo ha prohibido cualquier tipo de violencia y las disputas deben ser resueltas mediante juegos.

Comparte esta entrada y ayuda al blog.

Ingeniero industrial y profesor de Ergonomía de día y, de noche, escritor de fantasía y traductor. A finales del 2017 crea el blog El último puente, con la intención de aumentar la lectura de la fantasía y su escritura dentro de Cuba.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *