Artículos sobre fantasía y escritura

Gestiona tu tiempo para escribir, crea una rutina

Por: José Alejandro Cantallops Vázquez

En uno de mis primeros artículos ya hablaba sobre la gestión de tu tiempo como escritor y de cómo aprovecharlo al máximo en este mundo actual, donde incluso para nosotros, los cubanos, se está llenando de distracciones. Por lo general, escribir es un proceso que no es muy excitante en sí mismo, especialmente cuando las ideas no fluyen bien. Pero es necesario que escribas todos los días y una manera de lograrlo es teniendo una rutina, que será el objetivo de este post de hoy.

1. Analiza tu rutina diaria y encuentra tiempo para escribir.

Aunque insisto en que crees una rutina, no lo hagas a lo loco y decidas sentarte a escribir dos horas al día por la noche o por la tarde. De esta manera, solo terminarías afectando tu rutina diaria y, en un corto plazo, si esta no se adapta a esas dos nuevas horas que has incluido, terminarás abandonándola. Esta es la razón por la cual la mayoría de quienes intentan establecerse una rutina para escribir fallan: no fuerces la rutina dentro de tu horario.

Lo primero que yo hice para crear la mía fue usar una técnica que leí en un libro de gestión del tiempo aplicado al estudio. Aunque puede sonar complejo es bastante sencillo, lo que necesitas papel y lápiz y un reloj, durante la siguiente semana anotarás ahí todo lo que haces desde que te levantas hasta que te acuestas. Debes anotar la hora en que comienzas una actividad y a la que la terminas, trata de ser lo más sincero posible ya que esto te ayudará a la hora del conteo final.

Una vez has terminado tu semana, el siguiente paso es agrupar las actividades que has hecho en tres grupos, vitales (trabajar, estudiar, comer, asearse, etcétera), personales (aquí agruparás lo que has hecho en beneficio tuyo o de los objetivos que persigues) y un tercer grupo dónde agruparás el resto de las actividades (socializar, vaguear, chatear y otras actividades). En mi caso, descubrí que tenía mucho tiempo libre y que no lo aprovechaba para escribir ni para otra cosa (sí, vivía de vago) y que apenas le había dedicado menos de una hora en toda la semana a escribir. Obviamente las cosas en la literatura no me iban nada bien.

Además de mostrarte el tiempo real que estás dedicando a escribir, hacer esto te mostrará en que momentos del día tienes tiempo libre que has estado desperdiciando. Es en estos bloques de tiempo libre dónde ubicarás tu rutina, para así aprovechar mejor tu tiempo y que no afecte las actividades vitales e importantes de tu horario diario.

2. Empieza poco a poco.

Esta es la clave para que te adaptes a tener una rutina. Cuando la comiences, no lo hagas con las dos horas que desearías dedicarle a escribir, sino con poco, quizás media hora, que es con lo que yo empecé. Puede parecer poco, pero a la semana ya son tres horas y media de escritura, que comparadas con menos de una hora a la semana es un incremento sustancial. Además, te permitirá adaptarte a que llegada esa hora determinada debes sentarte a escribir.

Repitiendo este proceso durante tres semanas comenzarás a crear una estructura que inconscientemente te dirá que debes sentarte a escribir. Mientras más tiempo sigas haciéndolo, más fuerte se arraigará en tu cerebro la rutina y escribirás todos los días, y, los que no lo hagas, sentirás como tu propia consciencia te regaña por no hacerlo.

Establecido esta, al cabo de dos meses podrás ir incrementando el tiempo de esta hasta el que desees o te permitan tus otras actividades vitales. Lo cuál sí lo combinas con una buena velocidad al teclado y haber ido planificando tus historias en la cabeza, será sentarte y dejar salir todo eso que quieres decir.

No hay una cantidad ideal de tiempo para todos, cada uno tenemos situaciones distintas y cada uno debemos determinar qué cantidad de tiempo podemos darle a nuestra rutina de escritura. Lo importante es tratar de escribir todos los días y no abandonarla.

3. Sé flexible, adáptate.

Una rutina no es algo que estás obligado a cumplir a rajatabla, sí se presenta algún imprevisto o necesitas hacer otra cosa importante o vital (jugar, ver series o vaguear no cuentan), hazlo. Lo ideal es que escribas todos los días, pero escribiendo cinco veces a la semana estarás bien, ya tres o menos no, porque la rutina iría perdiendo importancia en tu mente y, eventualmente, volverías a tu indeseado estado inicial.

Otro punto importante a tener en cuenta es que nuestra vida diaria no es estática, siempre hay cambios importantes que cambian por completo nuestra vida diaria, un nuevo trabajo, una mudanza, una situación familiar o un hijo. Todas estas acciones afectarán nuestra rutina, que sí ahora entra en conflicto con alguna actividad vital, deberemos cambiarla. Para esto, recomiendo que esperen un tiempo a que se asiente su nueva vida diaria y repitan el punto número uno.

Actualmente, mi rutina de escribir es de tres de la tarde a seis, aunque no escribo las tres horas, sino que también traduzco y escribo estos artículos. Pero, ahora en septiembre del año que viene comenzaré a trabajar y deberé cambiar mi rutina para que encaje con mi nueva vida diaria, ya que es casi seguro que no tengo más las tardes libres. Como ves, muchos de estos cambios no son repentinos, así que cuando veas venir uno, piensa dónde reubicar tu rutina.

En mi caso, pensaba en moverla a la noche y disminuir su duración a dos horas, pero probablemente esté muy cansado, así que he pensado que lo mejor sería levantarme más temprano y escribir dos horas antes de ir a trabajar. Algo que no me molesta, ya que he demostrado que soy bastante creativo a esta hora. Ahora depende de ti, haz lo que te dije y empieza tu rutina de escritura la semana siguiente o, si ya la tienes, ¿qué tan fiel eres a ella?

Comparte esta entrada y ayuda al blog.

Ingeniero industrial y profesor de Ergonomía de día y, de noche, escritor de fantasía y traductor. A finales del 2017 crea el blog El último puente, con la intención de aumentar la lectura de la fantasía y su escritura dentro de Cuba.

23 Comentarios

  • Gamora

    Muy bueno, de veras.
    Mi método es caótico, cualquier agujerito entre cocina, friega, limpia, trabaja, el perro, la tv, la lectura, mi esposo disputándome la laptop para trabajar en su AutoCad… y a veces la musa está en su punto y no entiende! xD

    • José Alejandro Cantallops Vázquez

      Gracias y bueno, respecto a tu atareada rutina de trabajo la mejor solución, desde mi punto de vista, es laventarse un poco más temprano y trabajar a esa hora, que hay silencio y nadie compitiendo por la laptop.

      • Gamora

        Intenté levantarme más temprano y ni modo. Llevo siete años escribiendo así, sé que está lejos de ser una rutina ideal pero me funciona. Lo malo es cuando me viene la solución a un nudo narrativo mientras escojo arroz xD. Que de hecho, tengo toda la casa llena de noticas y libreticas y pedazos de papel con apuntes de ideas que vienen en esos momentos, y como la casa no es grande tengo un lapicero en un lugar estratégico para no perder la oportunidad. Es muy cierto eso que comentas en uno de tus posts, sobre que el tiempo te dice qué idea sigue siendo atractiva y otra absolutamente descartable.

      • José Alejandro Cantallops Vázquez

        Comprendo, levantarse temprano es algo que uno puede hacer cuando no tiene tantas responsabilidades. Y cuidar y mantener una casa esta en otro nivel. Aunque si tomando notas y escribiendo a intervalos regulares avanza tu escritura mejor mantenerse asi hasta que con el gran salario te puedas comprar una laptop.
        Y si, el metodo funciona, con el paso de las semanas umo se da cuenta de que esa idea que te emocionaba tanto no es la gran cosa.

      • Gamora

        A veces retomo una página del manuscrito que no he tocado en un año y la releo y hago como la Lim, me digo: Puaf, quiero llevar esta idea y matarla detrás del granero! XD Pero de veras que cuando te creas al menos la costumbre de escribir aunque sea una página todos los días, es difícil dejar el hábito, y va puliendo tu escritura y esa sensibilidad que termina haciéndose palpable en lo que escribes.

      • José Alejandro Cantallops Vázquez

        A mi me sucede eso con una novela que dejé inconclusa y que escribí durante las primeras tres semanas de septiembre. Al principio me pareció algo supergenial, tanto que escribí 78 páginas y luego, cuando me acerco al final y la releo yo mismo me digo, pero que kk… Igual, ya tengo anotado cual sería el final si me decido a terminarla y después reescribirla completamente. Algo que podrías hacer con la tuya, siempre hay algo salvable tras una buena reescritura.
        Escribir, no solo narrativa te ayuda a mejorar a nivel general si te ejercitas todos los días. Más que con las redes sociales lo que más hacemos es escribir, la cosa es ponerse creativo y tratar de no dejar a nadie perturbado con algún estado de Whatsapp.

  • Lynnx

    Creo que tendré que conseguirme un poster de esos. Yo misma me distraigo pensando en que tengo que apresurarme en escribir y que no avanzo y así se forma un ciclo interminable.

      • Michael Bram

        ¿Y que pasa cuando escribes 5 veces a la semana en momentos random? No creo que a eso se le pueda llamar rutina, más bien un hábito. Cuando toca vaguear sólo tengo dos opciones:
        – Caer en la profunda seducción de mi colchón.
        O…
        – Hacer que mi cabeza expulse químicos raros cuando me siento a escribir. (Es divertido, ¿quién dice que no?)

      • José Alejandro Cantallops Vázquez

        Disciplina camarada, eso es lo que necesitas, pero bueno, sé que no todos pueden lograrlo, por lo que en tu caso lo mejor es que escribas en el momento que más cómodo te sientas.

      • Lynnx

        Aunque no necesito de estas, no internet ni social media tienes sus ventajas, además que suelo escrir alli, por lo menos hasta que saque a mi hermano de la pc ome compre una laptop. No hace falta decir que escribiría mucho mas rápido. Ya estoy escribiendo el artículo y descubrí que me gusta bastante hacerlo.

      • José Alejandro Cantallops Vázquez

        Sí, aunque yo en internet no logro concentrarme para escribir, salvo aquella vez hace unos cinco años cuando montamos en fantasías una especie de juego de rol. Comprendo lo de tener que compartir la computadora, hasta hace dos años tenía que compartirla con mi hermano y mi sobrina y realmente te mata el ritmo que alguien venga a pararte porque se te acabó el tiempo. Así que espero que puedas comprarte pronto una laptop.
        Que bueno que te haya gustado el ritmo de escritura que llevas y será un placer leer el artículo.

      • Lynnx

        Ahora solo tengo que decidirme en el tono del artículo, hasta donde tengo escrito es un poco una charla enojada y puede que se parezca demasiado a algo de profe Lim. No sé si darle un toque más serio. Agradecería que me recomendaran las peores novelas que han leído en ese aspecto, hasta ahora solo he tomado ejemplos de cosas buenas y he dado recomendaciones de cosas que se ven poco basándome en lagunas diatribas de Lim y otras según mi experiencia de lectura, malos ejemplos hay, pero siempre es bueno consultar a una persona que haya leído más para buscar horrores terribles para pasarles una leída. No voy a usar nada que tenga como subgénero romance puro, para eliminar a las rosas de fantasía y las de temática paranormal que son rosas disfrazada.

      • José Alejandro Cantallops Vázquez

        Bueno, en mi opinión un tono serio aburre al lector y le quita gancho al tema, así que el de escritora furiosa funciona, creo que es una de las principales razones de que Limyaael enganche tanto. Más tarde verás que Limyaael escribe una diatriba en un tono serio y tengo que confesar que si todas sus diatribas hubieran sido así no las hubiera traducido.
        En cuanto a peores novelas románticas no puedo ayudarte, les huyo como a la peste, o, para actualizar la memtáfora, como a un yuma con un ataque tos. Pero estoy seguro de que por acá abrá más gente que haya tenido experiencias muy malas con ese tipo de novelas.
        Me gusta que te centres en la fantasía, sino tendrías un campo demasiado amplio y el artículo quedaría muy disperso.
        Ánimos y espero poder leerlo pronto.

      • Lynnx

        No voy a hablar de novelas románticas ni novelas de fantasía que se centren en el romance en específico, tal vez me hice entender mal, yo no leo de ese tipo ni nunca lo he hecho. A lo que me refería era a novelas de fantasía clásicas o recientes de cualquier subgénero en que hayas gritado esto es totalmente incensario o cualquiera donde las interacciones de los personajes sean poco creíbles o haya algún asqueroso amor a primera vista o algún poder del amor por el medio.

      • José Alejandro Cantallops Vázquez

        Ah, pos ahí estaría las dos sagas de Brent Weeks: Kip y la muchacha/dispositivo argumental/máquina de frustración sexual con que lo compromete el autor. Luego la pareja principal de El Ángel de la noche, manera de ser cursi y tonto.
        Por las demás, me pongo a pensar horita y más tarde dejo un comentario más largo.

  • VonGoldring

    Mi problema es la falta de tiempo libre, pero tienes razón respecto a hacer una buena rutina. Tiempo atrás estuve más desahogado de la escuela de lo que lo estoy ahora y si escribía una pagina a la semana era mucho. Ahora me pongo a teclear como si son dos párrafos en algún momento del día, y si tengo otro rato lo vuelvo a hacer, pero no hay duda de que con menos tiempo escribo más. Si las ideas no fluyen pues me pongo a leer lo que ya estaba escrito y reviso palabras que no suenen bien o comas que falten, a veces con eso me llega el impulso y arranco.
    La cosa es hacerse el hábito, es exactamente igual que ir al gimnasio, si lo piensas mucho nunca vas y si inicias y eres constante al final no puedes dejarlo.

    • José Alejandro Cantallops Vázquez

      También ayuda la sensación de sentirse presionado y tener un objetivo que querer cumplir. Una vez logras entrar a ese estado mental encontrar el tiempo para la rutina sería más fácil.

    • Gamora

      A mí me ha sucedido: cuando me atasco me pongo a revisar lo ya escrito, y a veces son manuscritos ni tan reciente, a esperas que regrese la musa o pueda hilar la idea que estoy desarrollando. Y aunque no llegue la solución a la trama atorada, si se me ocurre algo más igual lo escribo, el asunto es no dejar de darle taller!

      • Michael Bram

        Puedo sentirme identificado con eso. El único problema es que cuando me enfrascó en algo, no me detengo hasta haberlo terminado… o caer víctima del cansancio extremo. Cosa que me pasó hace unas horas y apenas pude dormir 15 minutos antes de salir a trabajar. Ya eran las 7 y tantos. Suerte para mí, los hados se alinéaron hoy y tendré un merecido descanso en la oficina reposando la cabeza sobre mi almohada favorita. Vivan esos días donde no hay nadie en el trabajo para que te diga que hacer, jajaja…zzzzzzzz

    • José Alejandro Cantallops Vázquez

      Jaja, gracias, y sí, es muy motivador. Yo tenía colgado en el cuarto uno para aprender a gestionar el tiempo y las cosas que necesito para tener éxito.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *