Diatribas de Limyaael

Limyaael 059 Terminar un libro de fantasía sin una batalla final

Autor: Limyaael

Traductor: José Alejandro Cantallops Vázquez

La diatriba dentro de poco.

Pero primero…

 

No pude encontrar muchos de los libros que quería cuando fui a Barnes & Noble, así que los ordené de Amazon. Desafortunadamente tuvieron que dividirlos en dos envíos, pero conseguí hoy el primero:

Cart and Cwidder, de Diana Wynne Jonnes, el primer libro del Dalemark Quartet.

Year of the Griffin, la secuela de The Dark Lord of Derkholm, (Ese libro, junto con Hexwood y el Segundo libro del Dalemark Quartet, están llegando).

The Woad to Wuin, de Peter David, la secuela a la parodia de fantasía Sir Apropos of Nothing, la cual tengo y realmente disfruté algunas partes de ella.

Preludes y Nocturnes, el primer libro de Sandman. Veremos cuanto me gusta.

 

Y ahora…

1) Si escoges un ritual mágico o una batalla, hazla fastuosa.

Si la batalla es solamente magia, entonces no tienes esa preocupación por la magia rimbombante si también fuera a destruir el lado del héroe (mira la diatriba anterior). Aunque pienso que el lector querrá saber qué está sucediendo. Cuando hablas acerca de ejércitos moviéndose por las planicies, arqueros disparando desde parapetos, la caballería cargando, estás hablándole a los lectores que tienen otras imágenes de esas cosas en sus mentes y pueden agregarle detalles que no puedes suministrarles. Pero, a menos que la batalla mágica sea una copia al carbón de un duelo de magos de Mazmorras y Dragones, lo cual no debería suceder, entonces el lector no tendrá una imagen tan buena de este tipo de confrontación.

Aquí es donde el detalle ayuda. Ciertos tipos de detalles, por supuesto. No detengas una escena de acción para describir que está usando el malvado hechicero. Pero detallar la forma en que la magia fluye, el impuesto que le cobra a los magos, que efectos tiene en sus alrededores y si mata a alguien. Si el autor ha logrado arreglárselas para convencerme que el villano merece su castigo. Realmente quiero ver que les sucede. Louise Cooper, en su último libro de la trilogía del Maestro del Tiempo, lo hace extremadamente bien. El final del personaje de perra traicionera fue todo lo que podría haber esperado.

2) Si tienes una confrontación entre dos personajes, asegúrate de que valga la pena.

He leído demasiadas confrontaciones y, no todas ellas en libros de fantasía, que me convencieron de que no merecían las páginas que el autor gastó en ellas. La mayoría de los autores erigen todo tipo de problemas entre estas dos personas y, entonces prometen esta última escena que los resolverá todos. En los libros de fantasía, a menudo alguien terminará también muerto. Entonces, ¿por qué el autor pasa todo este tiempo haciendo que se escupan los mismos viejos insultos una y otra vez, reciclando todos los problemas que el lector conoce y nunca se digan nada nuevo?

Llegan a un punto en el cual los personajes deberían enfrentarse a lo que está sucediendo a su alrededor, no importa cuán tímidos son o cuantas razones tiene el autor para hacer cosas porque asumen que el otro personaje no los ama, sin nunca preguntárselo. La confrontación es un lugar perfecto para eso, porque tienes las expectativas del lector, así como también las has ido construyendo en el transcurso del libro. Si te acobardas y haces que los personajes continúen danzando alrededor de sus problemas, escoge algún otro tipo de clímax. Una conversación emocional honesta no es algo de lo que estar asustado. Pienso que a veces debería ocurrir más temprano en el libro de lo que sucede y el autor está más fascinado con estos personajes intentando evitarse el uno al otro de lo que yo estoy. Pero puedo aceptarlo si el autor espera hasta el clímax. Solo no me gusta esperar y entonces tener al autor copiando y pegando una conversación que podría haber sido sacada de cualquier otro capítulo.

Lo contrario también se aplica…

3) No hagas trampas con la profundidad y duración de tu confrontación debido a que quieres un final feliz.

Esto es el otro problema con hacer a los personajes hablar acerca del mismo viejo argumento, una y otra vez. El autor despierte en la página diez de la confrontación y se da cuenta “¡Oh mierda, todavía no se han matado el uno al otro/dicho que se aman!” y apresura todo en un final anexado, poco convincente y barato. Si el villano es duro de derrotar durante toda la historia, hazlo aquí también duro de derrotar. Si los personajes están gritándose el uno al otro, una confesión de “te amo” no debería ser suficiente para cambiar sus mentalidades.

Deja que la confrontación tome el tiempo que necesite en el primer borrador. Entonces regresa y elimina las cosas que realmente no agregan nada, están repetidas, etc. No elimines las verdades dolorosas, divagaciones que revelen que hay en la mente de los personajes, o esas cosas que estás tentado de eliminar debido a que de otra manera podría parecer como si los dos no hubieran tenido una relación perfecta (o que el triunfante héroe no estaría en perfectamente en paz consigo mismo) al final. La confrontación ciertamente debería sacar algunos aspectos enterrados de la relación y terminar algo, pero no debería atarlo todo en un limpio y hermoso lazo.

4) El clímax puede ser algo tan simple como una decisión que toma el protagonista.

Quizás le han ofrecido la oportunidad de unirse al chico malo y ponerse a su lado. Quizás la heroína descubre que su don con la sanación podría restaurar a uno de sus enemigos a la vida y se niega a hacer otra cosa que no sea dejarlo morir. Esto tiene su propio tipo de drama subestimado. Absolutamente nadie tiene que morir, incluso si es una fantasía, aunque por supuesto, consecuencias como la muerte podrían resultar de la decisión.

Por supuesto, asegúrate de que, en este caso la decisión sea significativa. Es increíble cuan a menudo los autores de fantasía intentan que la historia cuelgue de una decisión que el argumento ha invalidado. Esto es probablemente debido al alcance de la fantasía épica y el simple olvido del autor, pero todavía. Si quieres que la heroína se niegue a curar a su enemigo, no lo hagas claro varias páginas antes o después de que el enemigo debería haber muerto incluso si ella intentara sanarlo. Este es un intento de dejar que tus héroes tengan drama, pero no consecuencias y, también es un truco barato.

5) Intenta darle a los clímax que no son batallas su propio suspenso.

Debido a todo mi parloteo sobre cuan obvio es la mayoría del tiempo en la fantasía que los chicos buenos ganarán, para que la gran batalla retenga algo de suspenso; quiero ver que les costará, quien morirá y quien vivirá y que les costará sobrevivir. (Esto es parte de las razones por las que me enojo tanto cuando el autor hace algo como devolver a la vida a todos los chicos buenos muertos con magia). Si tienes un clímax que no es una gran batalla, tienes una mejor oportunidad de quitarles el aliento a los lectores con el suspenso, no sabiendo que podría suceder. ¿De qué manera los afectará la decisión del héroe? ¿Qué le dirá la heroína al chico malo cuando finalmente tenga que confrontarlo?

Desafortunadamente, demasiado a menudo el autor también chupa todo el suspenso de esto. Comprendo la tentación en la fantasía de dejar agujeros argumentales, pequeños trucos olvidados o juguetes que ayudarán a salir al protagonista del apretado agujero en que se metió. Pero los agujeros argumentales no deberían desafiar al clímax por un jodido punto. Si la heroína ha dicho en la página 20 que nunca aceptaría el poder definitivo si alguien se lo ofreciera, entonces el lector atento sabrá que va a suceder al segundo cuando el villano le ofrezca el poder definitivo. Aquí es donde el autor tiene un caso terminal de estupidez y repite esto varias veces, entonces incluso el menos atento de los lectores cogerá la indirecta. Mejor ocultarlo, mostrar (más que contarnos) por qué la heroína no aceptaría el poder definitivo, o, incluso mejor y mi favorito, forzar la ironía para que tenga sentido y tener a la heroína aceptando el poder definitivo. Condenación, no hay suficientes novelas de fantasía donde los héroes se corrompan.

6) Está del todo bien también tener involucradas otras emociones que no sean el odio intenso y el amor en el clímax.

Qué el antihéroe viva haciendo comentarios burdos en tiempos de estrés a través del libro debería hacer incluso más cuando es puesto tras las rejas del Señor Oscuro, debido a que después de todo este tiempo será el estrés definitivo. Si el libro ha tenido un tono irónico y humorístico hasta entonces, no tiene sentido abandonarlo aquí. Y, así como he visto que sucede antes, si los personajes han sido mostrados con diferentes personalidades, puntos de vistas opuestos, opuestos en todo, realmente no tiene sentido que repentinamente desaparezca la molestia arrogante y la irritación que el otro personaje ha estado causándoles y declarar que ahora están enamorados. ¿Ah?

Tú clímax debería ser producto de todas las cosas de tu libro y, no solo los momentos más “terribles” o “románticos.”

 

Puede que haga más de esto mañana, puede que venga con ejemplos más específicos. Estoy intentando mantener esto tan general como sea posible.

Comparte esta entrada y ayuda al blog.

Ingeniero industrial y profesor de Ergonomía de día y, de noche, escritor de fantasía y traductor. A finales del 2017 crea el blog El último puente, con la intención de aumentar la lectura de la fantasía y su escritura dentro de Cuba.

4 Comentarios

      • Salems

        Me puse emocionada a buscar ese post entre los que aqui estaban pensando que ya se habia traducido, pero no… snif. ¿Cuanto falta para ese? me interesa mucho.

      • Dacel Rake

        Unos cuantos, como ciento y algo, pero llegará, me has animado a volver a traducirlos y ver sí los termino todos este año, una vez al día, ese llegará en par de meses, así que atenta. Gracias por leerte los posts, es bueno saber que están sirviendo de algo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *