Diatribas de Limyaael

Limyaael 187 Cambiaformas

Autor: Limyaael

Traductor: José Alejandro Cantallops Vázquez

Una vez más, informada por mis opiniones personales, y las cosas de las que estoy tan enferma y cansada de ver en la fantasía.

 

1) ASESINA LO ADORABLE.

Por el amor de cualquier dios en que creas, asesina los pasteles de adorabilidad, asesina los dispositivos argumentales esponjosos, líbrate de los “cambiaformas” que son humanos con unos pocos sentidos aumentados, y deja de decirme que tu heroína es una mujer gato con un suave pelaje blanco, no quiero escucharlo.

Al igual que con los comtels, o compañeros telepáticos, el advenimiento de demasiada adorabilidad a menudo señala la muerte de cualquier personalidad que tenga el cambiaformas. La esponjosidad de su piel y el hecho de que persigue una bola de estambre se convierte en el punto, no en el hecho de que es una mujer gata, digamos, que también podría producir una mierda que apesta tan fuerte como el amoniaco, ¿y qué va a hacer con eso en un baño público? El cambiaformas está aquí por las risitas o para ser un compañero, y algunas veces para morir de una manera desgarradora, no para agregar ninguna profundidad a la trama.

Esto es injusto respecto a toda la idea de los cambiaformas (como veremos en el punto 5). No produce a un personaje que es una mezcla verdadera de los rasgos humanos y animales. Crea un híbrido entre humano y bebé. De hecho, a menudo los niños son usados en la fantasía de la misma manera que los cambiaformas y los comtels, para obtener risas baratas o una angustia igualmente barata (ver punto 3). Es estúpido hacer esto.

Una buena cura para algo como esto es mirar los hábitos de las especies animales en las que estás basando a tu cambiaforma. Sí, todos los hábitos. Algunos son profundamente desagradables según los códigos morales humanos. Por ejemplo:

  • Las gaviotas se comerán unas a otras. Los padres gaviotas pueden poner múltiples huevos, pero solo quedará un polluelo al final, debido a que el más fuerte devora a sus hermanos y hermanas.
  • Los zorros rojos cometerán incesto. Un perro zorro bien podría aparearse con una zorra que engendró.
  • Los delfines y los caballos machos no tratan a las féminas de su especie bien o gentilmente, y es probable que las agrupen en manadas con golpes y mordidas.
  • Los leones y las águilas robarán comida de otros animales si pueden –en el caso de los leones, los leopardos; en el caso de las águilas, de los pigargos. Están muy lejos de ser todo el tiempo nobles cazadores.
  • Un buen número de pescados se comerán a sus jóvenes, una manera de librarse de los millares de huevos.

(Los lobos tienen un set completo de estos, que abordaremos en el punto 2).

Ahora, ¿cualquiera de estos son “problemas”? No realmente. Pueden ser usados para hacer al cambiaforma problemático en maneras interesantes, y más cercanas al animal. Pero adoptando solamente las más adorables e ignorando las más fascinantes, profundas o desagradables del comportamiento animal es estúpido, y nos lleva a cambiaformas rosas desagradablemente azucarados.

2) Ve más allá de los hombres lobos, te lo ruego.

Generalmente ya no leo libros donde haya personajes hombres lobos. Las posibilidades de que el escritor hará algo nuevo con ellos es extremadamente pequeña.

Culpo de esto a una de las fuentes comunes para la mayoría de los hombres lobos en el género de la fantasía, como yo lo veo: las películas de horror. (También puede haber alguna filtración de los grandes y esponjosos lobos compañeros telepáticos). Esos hombres lobos generalmente son híbridos de hombre y lobo, no verdaderos lobos cambiaformas; son figuras horripilantes. O unas que deben ser vistas con lástima; sobre enfatizan los aspectos de la leyenda de los hombres lobo que no necesitan ser considerados en un escenario de fantasía, como la vulnerabilidad en las lunas llenas y la plata. Encajan en un contexto muy específico, y podrían hacerlo bien allí, pero causan problemas cuando el autor intenta sacarlos fuera de ese contexto y soltarlos en una novela de fantasía.

¿Quieres hacer que tus personajes hombres lobos se transformen en lobos y vivan en una sociedad que mezcle los aspectos lupinos con los humanos? Entonces, bien. Aquí hay algunas cosas sobre los lobos que necesitas saber:

  1. Su orden social es jerárquico. Debajo del alfa a menudo hay un macho beta –algunas veces una hembra- y el resto de la manada está estratificada en un rígido orden bajo ellos, hasta llegar a los rangos más bajos que son molestados por todo el mundo. Los alfas comen primero, comen mejor, guían la caza, reciben un tratamiento adulador de los otros lobos, y defienden sus privilegios. La única manera de subir en la jerarquía social es desafiando al lobo que está por encima de ti, y para un lobo que es pequeño, herido, enfermo, o no demasiado fuerte, esto es difícil de hacer. Así, que, por favor, si estás considerando una democracia lupina, olvídalo. Para eso tendrás que tener una sociedad con aspectos más humanos.
  2. Los lobos no son exclusivamente monógamos hasta el punto donde tienen una sola compañera el resto de sus vidas. Si la hembra alfa es derrocada por una hembra más fuerte, entonces el macho alfa se apareará con la nueva alfa.
  3. Los lobos tampoco tienen un tabú contra el incesto. Los padres se aparearán con las hijas, las madres con los hijos, etcétera. Lobos separándose para crear nuevas manadas pueden evitar esto, como hacen muchos jóvenes, pero si no pueden dejar la manada o no quieren dejarla por cualquier razón, entonces el incesto no es algo que eviten por instinto.
  4. No son superhumanos o superanimales. Pueden correr a 64 kilómetros por hora, pero solamente durante periodos muy cortos de tiempo, generalmente en las últimas etapas de una caza. Son más criaturas de resistencia, y muy bien pueden mantener un paso fijo durante ocho o nueve horas sin rezagarse.
  5. Los lobos no son violentos todo el tiempo. Las señales sociales como dejar expuesto su estómago, gruñirle a los de menor rango que se acercan demasiado al límite, pasarle la lengua por la nariz y las mandíbulas del alfa, etc., están allí para establecer los límites y así poder evitar los conflictos.
  6. Si tu personaje hombre lobo no es un macho alfa o una hembra alfa en una manada, la posibilidad de que él o ella tenga descendencia son casi inexistentes. Las hembras alfas pueden y acosarán a otras hembras fértiles durante la temporada de apareamiento, para que así no tengan la oportunidad de aparearse si entran en celo.
  7. Los lobos no tienen una vida de familia acogedora desde el momento en que nacen. Los cachorros nacen ciegos y sordos, y la madre los mantiene en la madriguera durante las primeras seis y ocho semanas de su vida. Al macho se le permite traer la comida, pero no llegar demasiado cerca, en ese caso se los comerá.
  8. Oh, sí, ¿y sobre alimentar a los cachorros cuando están débiles? Los lobos adultos comerán de una presa y entonces regresarán a la guarida y regurgitarán la comida para los cachorros. No, no es romántico.

Conoce estas cosas antes de que escribas con seriedad acerca de manadas de hombres lobos que “¡son como los lobos reales!” y son democracias donde todos los hombres y mujeres se emparejan entre sí de por vida y tienen hijos todo el tiempo.

3) ¡Soy un hombre-cualquier criatura! ¡Escúchame lloriquear!

¿Los autores no se cansan de hacer que sus cambiaformas se angustien? Específicamente, ¿no se cansan de tenerlos angustiándose por cambiar de forma?

¡No! ¡No lo hacen! ¡Él es un hombre lobo, y no es un llorica, es noble y atormentado! ¡Ella es una mujer tigre, y no está angustiada, está sufriendo!

*Limyaael saca nuevamente el hacha*

Mira. Sí, hay contextos donde un cambiaforma podría sentirse incómodo por el cambio de forma, si hay leyendas sobre la crueldad de su pueblo (¿por qué? ¿Qué son ellos? No los hagas una copia de la Tierra), o ha sido criado entre los humanos y no los de su propia especia (¿por qué? ¿Qué les sucedió a sus padres? ¿Por qué no se va a otro lugar si está tan destrozado por ello?). Pero cuando ese contexto se convierte en toda la razón del ser del cambiaformas una vez más no tienes un personaje completo. Tienes un Poster de Niños por la Angustia, de la misma manera que cuando tienes a un personaje gay que siempre se está angustiando por su sexualidad.

Detente. Haz a tú personaje una persona, no un hombre lobo llorica.

4) ¿A dónde va la masa?

Esto no es algo con lo que todas las veces tenga un problema. Si el autor provee una explicación mágica completa para el cambio del cambiaformas, como que la mente del personaje cambia entre dos cuerpos separados, el humano y el lobo, o el personaje usando la piel de un animal para cambiar, de la manera en que lo hacían los selkies Celtas, no, no tengo ningún problema. Hay ciertas reglas de la fantasía que tengo que aceptar, y un sistema de magia bien definido es una de ellas. (Por otra parte, si no está bien definido…)

Sin embargo, la mayoría de los autores de fantasía no aprovechan la ventaja de una explicación completamente mágica. Oh, seguro, es magia. Pero lo que sucede es que al cuerpo del personaje le crece literalmente piel, una cola, orejas de lobo, o lo que sea.

Quiero saber a dónde va su masa.

Si la criatura es relativamente del tamaño humano, digamos un delfín o un leopardo, podría aceptar que la masa es lo suficientemente pequeña para no importar. Pero, ¿qué sucede cuando un personaje de alguna manera “reacomoda sus huesos” en un pequeño gato? ¿O un ratón? ¿O si vamos al otro lado de la escala, un dragón?

Por favor, dale algunas reglas a este sistema. Es el punto en que pongo en blanco mis ojos ante la negación del autor a explicar cualquier cosa, debido a que tan predecible. La magia en otros sistemas en el libro a menudo tienen reglas. Aun así, de alguna forma el cambiar de forma está exento de esto.

Demasiado a menudo, eso lleva al cambio de forma en la dirección del deus ex machina. Uups, patearon al personaje de un techo, pero todo está bien, ¡ella puede transformarse en un dragón y volar!

¿Realmente?  ¿En medio del aire? ¿Mientras cae, quizás cabeza abajo? ¿Puede hacerlo en los pocos segundos que le tomará caer nueve metros?

También, toma en consideración alguno de los aspectos prácticos. Un truco favorito de los autores con los personajes cambiaformas es ignorar por completo las ropas. Simplemente desaparecen con el personaje, y entonces regresan cuando el personaje se convierte en humano, así que ella nunca está desnuda. (La manera en que Terry Pratchett muestra a Angua, una mujer lobo, es recomendable en este punto, debido a que ella tiene que preocuparse sobre a donde van sus ropas). También, los enemigos que saben que una persona es un cambiaformas son increíblemente estúpidos, debido a que continúan confinando al cambiaformas en celdas de las que puede escapar. Dales algo de crédito, y has que la pongan en una jaula, la cual debería retener a ambos, los humanos y a la mayoría de los animales.

5) No sobrevalores ni al humano o al animal.

Los cambiaformas de fantasía son demasiado a menudo mostrados como más “nobles” que los jodidos humanos, con sus guerras y esas cosas. Los cambiaformas no se preocupan por eso. No están prejuiciados, no tienen guerras, se concentran en las realidades simples del amor y la familia, matan solamente para comer, etcétera. ¡Esto es debido a que tienen los maravillosos atributos de los animales!

También podrías querer considerar que la mayoría de los animales no crean, no tienen sexo cada vez que quieren, no les importa salvar el mundo, no se angustian, no tienen conceptos de coraje u honor, no admiran las puestas del sol, no notan la injusticia social, y no hacen alianzas entre especies.

Aquí sé honesto. La concepción del cambiaformas es fascinante debido a su mezcla de humano y animal. Puede ser aterrador, como en la imagen de un lobo que puede pensar como un humano mientras te caza a través de los bosques, o puede ser interesante, como la idea de alguien que intenta balancear su vida social como humana con la vida social como delfín, o puede ser frustrante, en eso algunas especies como los leopardos, no tienen la cohesión social que tienen los humanos e intentar escribir sobre una “sociedad” de hombres leopardos se vuelve un desafío. Pero, ¿dónde en todo eso es maravilloso abandonar la parte humana y abrazar la animal como pura, buena y maravillosa? Eso nos deja solo con animales, no cambiaformas.

También es un compromiso deshonesto, debido a que la mayoría del tiempo los autores escriben personajes como estos no le dan cosas realmente más “humanas.” Sus cambiaformas todavía tendrán arte, y una sociedad humana con conceptos como justicia, piedad e igualdad. No se comen o abandonan a sus jóvenes. No practican nada que la mayoría de los humanos encontraría repugnante, como el robo, el asesinato o el incesto. Simplemente carecen de todos esos malos rasgos que tienen los desagradables humanos.

Vamos. No estoy más interesada en leer cambiaformas perfectos que en leer elfos perfectos.

Abraza a ambos, el hombre y el animal. Es mucho más entretenido.

 

Pienso que la siguiente diatriba será sobre sociedades de cambiaformas.

Comparte esta entrada y ayuda al blog.

Ingeniero industrial y profesor de Ergonomía de día y, de noche, escritor de fantasía y traductor. A finales del 2017 crea el blog El último puente, con la intención de aumentar la lectura de la fantasía y su escritura dentro de Cuba.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *