Diatribas de Limyaael

Limyaael 255 Villanos interesantes

Autor: Limyaael

Traductor: José Alejandro Cantallops Vázquez

Esta es diferente de las otras diatribas que he hecho antes, las cuales se centraban principalmente en evitar clichés como las fortalezas del Señor Oscuro, villanos estúpidos que soltaban todo justo antes de que el héroe los matara, etcétera. Mientras que este va sobre mejorar los villanos y hacerlos interesantes (o al menos, eso espero).

 

1) Dale motivos que difieran en cierto grado de los motivos de los héroes.

Si los autores si quiera se molestan en pensarlo, a menudo tienen buenas ideas para motivos de personajes, y varían desde los frívolos a los extremadamente prácticos, de los personales a los políticos, y cualquier cosa en el intermedio. No tengo idea de por qué esta cosa de sentido común salta por la ventana cuando llegan a los motivos de los villanos. Mientras que cada otro personaje en la historia está motivado por algo como el dinero, la venganza, el amor, la necesidad de proteger un amigo, etcétera, el villano quiere dominar el mundo por es MAAALVADO, o debido a que es del tipo de racista virulentamente violento por el que la mayoría de los lectores modernos no le prestarían el mínimo de atención si pasara predicando por la calle.

Ahí es donde la mayoría de los villanos de fantasía se convierten en caricaturas, es en la motivación. El autor no se molesta en exagerar el grado de sus deseos, lo cual pienso funcionaría (más sobre esto en un segundo). Ella le da motivos que chocan demasiado fuerte con las morales modernas para que cualquier lector esté de su lado. Los hace locos, lo cual por ahora es algo trillado, e insiste en que no tienen que tener sentido. Algunas veces, incluso ni siquiera se molesta en explicar por qué quiere el mundo, o como podría haber avanzado hacia su objetivo con todos en el mundo odiándolo. Simplemente está allí. No se supone que cuestiones el por qué el autor hizo a alguien malvado.

Bueno, yo lo cuestiono. Y pienso que sería un trabajo mejor si el autor hiciera que los villanos estuvieran motivados por el dinero, la venganza, el amor y el deseo de proteger a un amigo. El problema es que sea ha ido de la mano y se ha convertido en algo que solo afectaba a una persona a algo que afecta a centenares o millares.

Piensa. Las personas que más tienen impacto en nuestro mundo serían los líderes políticos, los hombres de negocio, los financieros, los señores de la guerra, etcétera. Aun así, cuando queremos un ejemplo de maldad, la mayoría de las personas se giran hacia Hitler o Stalin; no comenzamos diciendo que todos cuyas acciones afectan a alguien más son malvados. La mayoría de las personas no creen que todo el mundo en el poder se sienta secretamente tras una puerta frotándose las manos y se ría estridentemente. Son humanos. Aplica esa visión a los líderes en los mundos de fantasía, e idea su psicología. Ahora definamos claramente sus deseos expandidos y comienzan a convertirse en un problema. Y di por qué es un problema. El rey “correcto” podría sentir que es un problema que haya sido expulsado de su trono y puesto en una mazmorra. Aun así, si ha comenzado a sospechar que todos los demás lo traicionarán debido a la traición que le sucedió al reino vecino, y tortura a las personas para asegurarse de que no eran traidores y debido a que los campesinos piensan que eso no fue muy real de su parte, entonces su “usurpador” podría sentir que tiene derecho a usurpar el trono.

2) Hazlos empáticos.

He mencionado a los villanos empáticos en la diatriba “haciendo pasar a tus personajes por un infierno,” debido a que son una gran herramienta para eso. Un enemigo que conoce al enemigo lo hará saltar a través de los aros como no lo hará nadie más.

Pero incluso dejando eso a un lado por un momento, muéstralos teniendo la habilidad para empatizar con las personas. Podría ser a través de la compasión. Podría ser a través del encanto. Podría ser a través de la persuasión. Podría ser a través de un largo estudio, lo cual los lleva a elegir personalmente a sus tenientes y consejeros confiables. Cualquier manera que elijas usar, un villano empático es mucho más interesante que otro supergenio más a quién derribará la heroína emocional, o un villano cegado por su propia descreencia en el poder del amor.

Es uno de los misterios más grandes —y, en la fantasía, menos explorado— que alguien pueda cometer actos atroces y aun así amar, y tener personas que lo amen. Es, en la superficie, algo que no computa. Aun así, el amor no cancela la maldad, y su presencia en una persona no garantiza que tampoco haya hecho algo aterrador, ya sea en el pasado o hace unos pocos momentos, y nada garantiza que nunca hará algo aterrador en el futuro. Deja de usar el amor como una cura para todo, y escribe un villano que conozca y comparta esa emoción y otras, y, aun así, tenga razones para seguir adelante.

3) Hazlos impulsivos.

Así que, si tu villano es empático y tiene motivos, objetivos y deseos como cualquier otro, ¿en primer lugar qué lo hizo el enemigo del héroe?

La impulsividad —ya sea un temperamento rápido, una tendencia a sacar conclusiones apresuradas, impaciencia o algo así—es una gran respuesta. Los villanos de fantasía generalmente son mentes maestras que traman durante años para poner sus manos en el trono, en el dinero, en el mundo, en lo que tienes. (Pienso, que esto por qué los autores los caracterizan como con sangre fría y ser incapaces de empatizar: debido a que encuentran difícil imaginar a alguien tramando durante años que no sea esa manera). Los villanos cuyas vidas cambian debido a un momento de “¡oh, mierda!” son mucho más raros.

¿Quieres construir interés? Piensa en la manera en que tales momentos podrían haber sucedido, y esas consecuencias desde ese momento podrían enredarse para engullir a todos los involucrados en la acción y la reacción, maldad y bien, cambio de tema político y empuje, que dura durante años. Requerirá planificación —asumiendo que use un bosquejo— y tramas de un tipo diferente que acompañan al tejido de la red del villano. ¿Pero y qué? Los autores tienden a hacer esto todo el tiempo con sus héroes, quiénes generalmente son impulsivos, o los únicos cuyas vidas cambian debido a un encuentro “aleatorio.”

Amo los villanos mentes maestras, pero demasiados autores asumen que tienen que carecer de emociones, excepto por la ambición y el odio. Si encuentran demasiado difícil separar una característica de la otra, y estoy a favor de que aparezcan los villanos impertinentes, demasiado rápidos y accidentales.

4) Muestra que el villano aprende la misma lección que el héroe, con diferentes resultados.

Aquí está la palabra que estoy enfatizando durante el punto y enfatizaré nuevamente, debido a que muchos autores no lo comprenden:

Aprende

Aprende

Aprende

APRENDE

Eso significa que no pienso que los villanos que existen solo para ser el contraste del héroe, y falla en las lecciones que aprender, son interesante. Oh, sí, es tan fascinante cuando el héroe aprende las variaciones de las técnicas de un maestro espadachín perfectamente, y el maestro espadachín, quien resulta ser malvado, de alguna manera olvida sus consejos. Solo que no. Y es tan profundo cuando el héroe tiene un problema con el orgullo, pero entonces aprende a ser humilde, mientras el villano pierde debido a su arrogancia. Solo que, nuevamente, no.

Quiero ver una situación donde el héroe y el villano son tan cercanos el uno al otro en algunos aspectos, habilidades, deseos y lo que sea, pero, aun así, ambos obtienen resultados que funcionarán para esos rasgos, habilidades, deseos, lo que sea. De otra manera, comienza a parecer como si el autor está estableciendo que el héroe y el villano son complementos para hacerlos obviamente el contraste el uno del otro. Y soy Infeliz cuando veo un personaje que existe por una y una única razón. Si el autor ha sido más imaginativo, ella podría encontrar una manera de contar la historia sin eso —así, como, por ejemplo, la historia del debate interno que tiene el héroe consigo mismo, en vez de una nota aburrida y de una dimensión con el enemigo externo. Y cuando el héroe y el villano tienen la misma inteligencia, habilidad, determinación, lo que sea y cuando el villano falla, el autor generalmente tiene que recurrir argucias argumentales transparentes para hacerlo. El villano decidiendo meterse a la fuerza en donde los ángeles temen pisar cuando siempre ha sido alguien cuidadoso antes, es una popular. Así que es solo el villano “olvidando” como hacer algo en el momento crucial. El problema es que es conocido por saber hacer algo toda su vida, así que el autor los está afectando ahora con la amnesia es tan convincente como una conexión suelta en el cielo.

Déjalo. El villano aún puede ser villano basado en cómo reacciona a un rasgo particular del personaje, habilidad, deseo o lo que sea que es, pero quiero verlo alcanzar un compromiso trabajable con ello. Solo sucede que es el compromiso de trabajo incorrecto.

5) Muestra villanos que sean candidatos convincentes para provocarle al héroe el Síndrome de Estocolmo.

Supuestamente, los héroes pueden ser tentados y caer en la mayoría de las novelas de fantasía.

No lo creo.

¿Por qué? Primero que todo, tentar al héroe es imposible. Está siendo tentado con algo que realmente no le importa, o que sabe que el villano no puede entregar. No gasta suficiente tiempo con el villano para hacer convincente la corrupción posiblemente. Sufre un dolor físico que no altera su mente. Y etcétera, etcétera. Los autores nuevamente establecen una situación que podría dañar a su héroe, y entonces pestañean en el último momento. Quizás fue un intento completo para conseguir un “¡Te atrapé!” con la audiencia, pero no lo pienso así; la mayoría de ellos quieren que el lector sienta suspenso y terror cuando el amado protagonista está en peligro. Pero no, cuando lo sé, como contrario a la sospecha, de que nada va a sucederle. Si puedo razonarlo de antemano, tal como el villano tentando al héroe con revivir a su esposa muerta, pero sí sé de capítulos anteriores, que el héroe está en contra de la necromancia, mi conocimiento se vuelve acorazado, y miro aburrida como el desenlace esperado se despliega.

Pero un villano que es realmente empático, razonable y seductivo, como contrario a furioso, desvariando y vistiendo mucho negro, es un asunto diferente. Esta es la única arena donde estaría deseosa de leer sobre villanos locos. Después de todo, los locos realmente aterradores no son los únicos que pueden cortarte en pedazos —muchos luchadores en un mundo de fantasía tienen ese poder— o el que farfulla y apunta a cosas que el héroe no puede ver —los magos y videntes también hacen eso— pero el único que puede atraer el héroe con su locura.

Amo las mentes jodidas. El villano convence al héroe de comenzar a difuminar las bases de sus principios y en el lado contrario de su mente, o lo invitar a unirse a la locura y la hace parecer atractiva, y babeó. Ahí hay una mente jodida de orden superior. Ahí está el lugar donde el horror comienza a pisar en la fantasía. El horror real para mí no son los vampiros y los hombres lobos. Y puedo sacar a los vampiros y hombres lobos de mi cabeza. Algo que se mete en mi cabeza y se cava a sí mismo un lugar, y del cual no puede salir… oh, sí, eso es lo que hace a un buen villano.

Es una línea fina sobre la que caminar, probablemente la más delgada de todas las líneas es la de los villanos. La razón de que tantos autores fallan es debido a que quieren que los villanos suenen convincentes, pero no lo son. Simplemente están soltando el típico diálogo de villano y los clichés de parloteo psicológico que tantos villanos han soltado antes. Vas a tener que trabajar para conseguir esto.

Aunque hay una cosa que podría hacerlo más fácil.

6) Escribe desde el punto de vista del villano.

Y me refiero a “no en la manera que lo hacen pensar sobre cuan villano es, o básicamente es bueno y va desertar Pronto hacia la Luz Verdadera.” Trátalos de la manera en que lo harías con un personaje normal. Simplemente escríbelo. ¿Cómo ve tu héroe el mundo? Esperanzadoramente no es perfecto, tiene sus defectos, pero todavía disfrutarás escribirlo; las diferencias en sus creencias y las tuyas no afectan eso. Ahora imagina descendiendo dentro del villano de la misma manera.

Pero entonces, él podría no ser un villano, solo alguien que ve el mundo de una manera diferente.

Sí, lo sé. ¿No es maravilloso?

7) Dale algo al héroe y al villano para que respeten el uno de otro.

Hay una vieja tradición de “enemigos honorables,” pero ahí, el villano a menudo es el único que está haciendo el respeto; admira la nobleza del héroe o algo podrido, mientras que el héroe lo mira y no ve otra cosa sino maldad. (¿Ahí quién es la persona más empática?) Y, generalmente se sienten condenados para el conflicto futuro, del cual el autor casi nunca hace un buen trabajo al construir.

En vez de eso, introduce algo de respeto honorable en la relación. Si es posible, sepáralo de los rasgos que tienen en común, como en el punto 4. Un héroe podría admirar la habilidad de esgrima del villano y todavía pensar que es un hijo de perra, sin realmente admirarlo por lo que es fuera del mundo de la espada. Un villano podría pensar que el héroe tiene un gusto fino por el vino y las ropas, y aun así, despreciarlo. Eso nos lleva a la envidia y nada de respeto al final.

Sal allí. ¿Qué hace el villano para salir del problema una y otra vez? ¿El héroe llega a respetarlo de mala manera, especialmente si es lo suficientemente astuto para darse cuenta de que ha respetado al villano sin reservas si estaba en su lado? ¿Él villano piensa que el héroe es un bufón divertido hasta que salió de una de sus trampas, y entonces comenzó a encontrarlo ingenioso en vez de eso divertido? ¿Lo cual les hace iguales o casi?

 

La siguiente diatriba es sobre la crítica molesta debido a como luce la encuesta.

Comparte esta entrada y ayuda al blog.

Ingeniero industrial y profesor de Ergonomía de día y, de noche, escritor de fantasía y traductor. A finales del 2017 crea el blog El último puente, con la intención de aumentar la lectura de la fantasía y su escritura dentro de Cuba.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *